México.- Marco Antonio Sánchez Flores, el joven desaparecido tras ser detenido por policías de la Ciudad de México, fue localizado en la noche del domingo, informó el alcalde capitalino, Miguel Ángel Mancera.

Después de ser localizado, el estudiante fue internado por sus familiares en el hospital psiquiátrico infantil Juan N. Navarro, al sur de la Ciudad de México.

En un breve mensaje a medios, informó que derivado de una llamada ciudadana, elementos de seguridad acudieron a la localidad de Melchor Ocampo, del céntrico Estado de México y conurbado con la capital.

Una vez localizado, se le tomó una fotografía que se envió a los padres del joven.

“Tuve oportunidad de hablar con su mamá y me dice que sí es su hijo“, detalló el jefe de Gobierno capitalino.

Apenas unos minutos antes, Mancera informó que la noche anterior se había identificado al joven, de 17 años, en un vídeo de las cámaras de seguridad de un Juzgado Cívico de este municipio.

El estudiante fue llevado a estas instalaciones por elementos policiales de la localidad tras ser visto cerca de una gran avenida y un puente llevando una conducta “imprecisa“, que ponía en riesgo su propia vida.

No obstante, al no cometer ninguna infracción, se le dejó marchar horas después.

En medios locales, los familiares denunciaron que en las imágenes se le ve golpeado, errático y en shock.

El 23 de enero, Marco Antonio Sánchez Flores, de 17 años, tomaba fotos a un mural en las inmediaciones del metro Rosario cuando fue detenido por cuatro policías capitalinos.

En una imagen publicada en medios, se observa al joven tumbado en el suelo, mientras un policía parece golpearlo y otros vigilan la situación.

Tras subir al vehículo, no se había sabido nada más de él hasta las imágenes de hoy, en las que se encuentra en un juzgado del Estado de México.

El suceso ha causado gran conmoción en México, y este domingo centenares de personas realizaron una protesta en el centro capitalino.

Instituciones nacionales e internacionales exigieron justicia y el regreso del joven.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en México, por ejemplo, pidió a las autoridades investigar el caso como una “desaparición forzada, y no un secuestro.”

El Observatorio Nacional Ciudadano indicó en un comunicado que recopilará la información disponible del caso para revisar si se cumplieron los protocolos de actuación en la detención y puesta en libertad del joven Marco Antonio.

También analizará si los indicadores de desempeño y resultado de los uniformados fueron acordes al caso y las eventuales fallas cometidas, además la ONG verificará que, en caso de comprobarse responsabilidades, las sanciones aplicadas sean proporcionales y apegadas a derecho.