México.-Septiembre se caracteriza por ofrecer una amplia variedad de deliciosos platillos de temporada. Aunque en su mayoría se trata de platos nutrimentalmente equilibrados, suelen ser calóricos. Sin embargo, al sustituir algunos ingredientes se puede reducir el consumo de calorías.

Rojo o blanco, de pollo o cerdo. Se trata del plato emblemático de la temporada. Y, aunque solemos creer que es altamente calórico, no es así. La clave está en la cantidad de maíz que se agrega y el tipo de carne con el que se elabora esta consistente sopa.

Pozole

pozole

pozole

1. Utiliza cortes magros como pechuga de pollo o lomo de cerdo.

2. Para que el caldo tenga un mejor sabor, utiliza un fondo con huesos.

3. Agrega más lechuga que maíz.

4. Prefiere tostadas horneadas en lugar de fritas.

5. Cambia la crema ácida por jocoque o requesón.

Cualidades nutrimentales: el pozole porta los tres grupos de alimentos del plato del bien comer. Es rico en fibra y antioxidantes. ¡No te olvides del orégano! Mejora la digestión y combate algunos parásitos intestinales.

Pambazos

panbazos

panbazos.

Si bien la mayoría de los antojitos mexicanos (siempre y cuando no estén fritos) se consideran saludables y equilibrados, los tradicionales pambazos son ricos en grasa y carbohidratos. Sin embargo, al modificar la receta del relleno, se puede mejorar su calidad nutrimental y disfrutarlos sin culpa.

1. Utiliza pan duro para evitar freírlo.

2. Disminuye la cantidad de aceite en la preparación de la salsa.

3. En lugar de chorizo de cerdo utiliza chorizo de soya.

4. Añade más zanahoria y menos papa en el relleno.

5. Limita el consumo de crema ácida.

6. Agrega mucha lechuga.

Cualidades nutrimentales: el pambazo se trata de un platillo energético que deberá consumirse con moderación. El chorizo de soya es buena fuente de proteínas de origen vegetal. La salsa de chile guajillo sin freír es buena fuente de antioxidantes y vitamina C.

Quesadillas y tostadas

quesadillas

quesadillas.

Son de los antojitos típicos que no pueden faltar en la fiesta del 15 de septiembre. Al ser tan versátiles, el valor nutrimental y calórico depende de si la tortilla va al comal o frita, así como del guiso con el que se rellene.

1. Evita freír las quesadillas.

2. Utiliza tostadas horneadas.

3. Elige filete de res o ternera para el picadillo y falda de res o pechuga de pollo para la tinga.

4. Prefiere guisos como tinga de pollo o res, picadillo, pata, queso, requesón, champiñones, flor de calabaza y rajas.

5. Si haces combinaciones con queso, que ésta sea con vegetales, no con otro guiso a base de carne.

6. Evita guisos como chicharrón, chorizo, papa y sesos.

7. Agrega suficiente lechuga y limita el uso de crema ácida.

8. Prepara la salsa en crudo, no frita.

Cualidades nutrimentales: Las tortillas y las tostadas sin freir son ricas en fibra, calcio y vitaminas del complejo B.

La salsa en crudo es una excelente fuente de antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres, además de ser fuente de vitaminas.