Todas las playas con que cuenta Michoacán son aptas para el uso recreativo, según pudo establecer la Secretaria de Salud en Michoacán a través de la Comisión Estatal contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

En entrevista, la responsable del Programa de Playas Limpias, Patricia Bautista Guzmán, explicó que personal de la Secretaria de Salud ha realizado muestreos a cada una de las 12 playas que hay en Michoacán, con el objeto de verificar que el agua del mar se encuentre entre los límites permisibles de enterococos fecales y evitar riesgos a la salud de los bañistas.

Mencionó que para tal efecto fueron tomadas muestras al agua de mar, las cuales fueron enviadas al Laboratorio Estatal de Salud Pública (LESP) para su análisis, cuyos resultados arrojaron que las 12 playas michoacanas se encuentran aptas para el uso recreativo.

De acuerdo con Bautista Guzmán, los resultados de los análisis determinaron que la calidad del agua es confiable en las playas del estado por lo que no existe riesgo sanitario para la salud de los bañistas, dado que el límite permitido de enterococos establecido en los lineamientos de salud no fue rebasado.

El muestreo prevacacional consistió en la toma de 90 muestras al agua de mar desde el pasado mes de junio, con el objeto de obtener la media geométrica y a partir de estos datos generar un valor estadísticamente significativo que permita señalar si una playa representa o no un riesgo sanitario.

Las playas monitoreadas son Playa Jardín, Playa Azul, La Soledad, Chuquiapan, Las Peñas y Caleta de Campos, del municipio de Lázaro Cárdenas; así como Nexpa y Maruata de Aquila.

También se encuentran aptas Boca de Apiza, Faro de Bucerías, Las Brisas, y San Juan de Alima, del municipio de Coahuayana.

El indicador de contaminación del agua de mar que es monitoreado es la bacteria Enterococcus faecalis, ya que es el parámetro adecuado para valorar las condiciones sanitarias del agua de mar, toda vez que es muy resistente a condiciones adversas y tiene la habilidad para crecer en 6.5 % de cloruro de sodio, pH de 9.6 y entre 10 y 45 °C.

El nivel que la Secretaría de Salud utiliza para establecer que una playa no implica un riesgo sanitario es que en la muestra haya menos de 200 enterococos en 100 mililitros de agua (NMP/100 ml), pues así lo establecen los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).