México.-"Sería una locura que Donald Trump provocara una guerra comercial con México, que ahora es su mayor socio comercial".

Una frase muy tajante de Juan Carlos Barrón, investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (Cisan), de la UNAM, con la que coinciden los especialistas consultados por BBC Mundo.

El anuncio de este jueves del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer un arancel de un 5% a todos los productos que se importan desde México "hasta que se detenga el flujo de migrantes indocumentados", tomó por sorpresa a la mayoría en el país latinoamericano.

Trump anuncia un arancel de un 5% para todas las importaciones desde México "hasta que se resuelva el problema de la inmigración ilegal".

"Recuerde que no me falta valor, que no soy cobarde": la respuesta de AMLO a Trump por el anuncio de nuevos aranceles.

Y es tan grave que los analistas lo califican como el potencial inicio de una guerra comercial entre estos dos países.

"Si se implementaran estos aranceles, Trump le daría un balazo a su base electoral y base económica. Si no le bastó iniciar una guerra comercial con China, que era su primer socio comercial hasta hace poco, y ahora va por México, evidentemente tiene una visión distópica de la realidad", dice Gabriel Guerra, presidente de la consultora Guerra Castellanos y Asociados.

Los expertos coinciden en que los primeros afectados serían los consumidores estadounidenses. "El impuesto adicional lo terminaría pagando en primera instancia el importador, luego el consumidor, que termina pagando más por el mismo producto", dice Guerra, también exdiplomático.

Añade que, además, si México responde con medidas similares, los estados más afectados de EU podrían ser los estados agrícolas, que son los que más exportan a México y que "son la base electoral de Donald Trump".

También, se verían afectadas muchas industrias que tienen cadenas de suministro establecido en México, ya que aumentarán sus costos. "Estas medidas son totalmente contrarias al espíritu de renegociación del T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá)", asegura.

Reacciones desde EU

Las reacciones de algunas de estas industrias no se han hecho esperar.

Desde el grupo de importadores estadounidenses Fresh Produce Association of the Americas (FPAA) con sede en Nogales, Arizona, se alerta sobre el efecto de los nuevos impuestos sobre los consumidores estadounidenses.

Los estadounidenses consumen US$12.000 millones en frutas y verduras mexicanas al año, según datos del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Los consumidores de EU pagarán US$3.000 millones adicionales por los aguacates, tomates, mangos y otras frutas y verduras si se aumentan mensualmente los aranceles sobre las importaciones de México hasta alcanzar el 25% en octubre como anunció Trump, denuncia el grupo.

"Esta última amenaza del presidente dañará primero y principalmente a los consumidores y negocios estadounidenses", declaró Lance Jungmeyer, presidente de FPAA. "Esto nos lleva al pasado como país y amenaza la aprobación del T-MEC en un momento crítico para seguir adelante con el acuerdo".

Según un informe de Deutsch Bank, si los fabricantes de automóviles absorben el costo total de unos aranceles del 25%, el potencial golpe sobre los beneficios anuales sería de US$3.300 millones para Ford, US$6.300 millones para General Motors (GM) y US$4.800 millones para Fiat Chrysler Automobiles (FCA).

Traspasar el costo a los consumidores subiría el precio de los vehículos unos US$2.500 para GM, más de US$2.000 para FCA y unos US$1.500 para Ford. Contando las marcas extranjeras, el aumento medio del precio para el consumidor se calcula en unos US$1.300 por vehículo.

La medida anunciada por Trump puede suponer un recorte de ventas de unos 3 millones de unidades en una industria que ya está a la baja.

John Bozzella, presidente y CEO de Global Automakers, un grupo que representa a los fabricantes extranjeros de autos que operan en EE.UU., dijo que los aranceles les costarán dinero a los consumidores y pondrán en peligro miles de empleos.

"Amenazar con la subida de impuestos en productos que los consumidores y fabricantes estadounidenses compran de México aumentará los costos y rápidamente pondrá en riesgo los empleos de decenas de miles de personas en EE.UU.

"En lugar de resolver problemas en la frontera sur o mejorar el ambiente para la aprobación del T-MEC, estos aranceles solo aumentan la incertidumbre que ya enfrentan los fabricantes y trabajadores de la industria automotriz", lamentó.

Comitiva mexicana a EU

Por otra parte, los analistas dicen que es un "craso error" que Trump piense que México puede parar la migración irregular y además querer castigar este fenómeno con aranceles.

"México está haciendo mucho, pero no hay un país en el mundo que pueda poner freno absoluto a la migración ilegal cuando hay gente lo suficientemente desesperada para buscar oportunidades", dice Guerra.

"Los problemas sociales no se resuelven con impuestos o medidas coercitivas", escribió el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en una carta como respuesta al anuncio de su homólogo.

AMLO pide que Washington atienda a la comitiva encabezada por el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, que se dirige a Estados Unidos para intentar llegar a un acuerdo.

"¿Cómo convertir de la noche a la mañana al país de la fraternidad para con los migrantes del mundo en un gueto, un espacio cerrado donde se estigmatiza, se maltrata, se persigue, se expulsa y se le cancela el derecho a la justicia a quienes buscan con esfuerzo y trabajo vivir libres de miseria? La Estatua de la Libertad no es un símbolo vacío", dice la carta dirigida a Trump.

Los analistas aplauden la respuesta de Jesús Seade, subsecretario para América del Norte y jefe negociador del T-MEC que aseguró que, de ponerse los aranceles, México debe "responder en forma enérgica".

Seade calificó el anuncio como "desastroso" y agregó que "esa amenaza llevada a la acción sería gravísima" durante una conferencia donde precisamente detallaba a la prensa el proceso de ratificación del tratado, del que se mostraba satisfecho.

Barrón, investigador del Cisan, apunta además que México puede echar mano de varios mecanismos legales y comerciales para contrarrestar la medida de Trump.

"Es dispararse en el pie": la preocupación por el anuncio de Trump de cortar la ayuda económica a Honduras, Guatemala y El Salvador.

¿Existe realmente la crisis en la frontera entre EU y México que llevó a Trump a declarar estado de emergencia?.

"El gobierno tiene a su alcance maniobras como llevar el caso a organismos internacionales alegando que se violan convenios, por ejemplo los limites impuestos por la Organización Mundial del Comercio. También podría apelar a la diplomacia subnacional porque varios estados de EU se verían más afectados que México con esta medida", dice.

Para el analista, si llegaran a implementarse estos aranceles, "Estados Unidos no se daría solo un disparo en el pie, sino más arriba".

"México está curado de espanto".

A pesar de la gravedad de la amenaza, el exdiplomático Guerra apunta que México debe tomarla con calma.

"Los mexicanos estamos curados de espanto porque ya llevamos años recibiendo ofensas y agravios de Trump", señala.

Indica que este anuncio está enmarcado en un momento crucial para Trump, que está tratando de subordinar las realidades económicas a sus intereses políticos electorales.

"Por una parte quiere desviar la atención por el escándalo jurídico en el que está envuelto y por otra parte quiere hacer campaña para su reelección. Por lo tanto debemos partir de la base que todo lo que hace está relacionado con alguno de estos temas", afirma.

De surgir una guerra comercial entre México y Estados Unidos, el costo económico sería para los dos países. Pero, el costo político sería mayor para Trump, opina.

Por ahora, el anuncio causó que el peso se depreciara 2,57% frente al dólar, llegando a 19,58 por dólar.