México.-Tras ser removido como árbitro VAR para el juego entre el Guadalajara y el Querétaro, todo indicaba que la carrera de Mauricio Morales ahora sí llegaría a su fin.

Distintas versiones apuntaron a que no se presentó porque se le pasaron ‘las cucharadas’ antes del encuentro, pero hay una razón que podría salvarlo, al menos de ser expulsado de la Comisión, porque tiene segura una suspensión: nadie lo vio en estado de ebriedad.

De hecho, nadie pudo verlo, porque no acudió a la junta que los silbantes suelen realizar la mañana previa al cotejo.

Las versiones apuntan a que andaba de fiesta, pero —hasta ahora— nadie lo ha comprobado.

El árbitro Mauricio Morales, encargado de estar en el VAR durante el partido de Chivas contra Querétaro fue suspendido por reportarse como “indispuesto”.

Se dice que Mauricio Morales no llegó a la concentración para preparar el partido en Guadalajara, donde fue reportado por sus compañeros.

Fue por eso que el Director de la Comisión de Arbitraje, Arturo Brizio le comunicó al silbante que se regresara a la Ciudad de México, pues no podría participar en el VAR esa tarde.

Aunque no se confirmó la embriaguez de Mauricio, se dice que por estar en el otro BAR no llegó a la previa del partido entre Chivas y Gallos.

Debemos recordar que los árbitros en el futbol mexicano son bastante bien pagados, pues se llevan entre 30 hasta 50 mil pesos por partido.

Se dice que de ahí viene la prepotencia de muchos, cuestión que el Jefe de todos ellos, Arturo Brizio aseguró querer erradicar.

Basándonos en lo anterior, el silbante Mauricio Morales debería recibir un castigo más importante que sólo ser destituido de un partido.

Pero ya sabemos cómo es el futbol mexicano, donde quieren erradicar el grito de “put…” de los Estadios pero, cuando un DT lo dice, no le aplican el reglamento al pie de la letra.

Y, ahora, seguramente no aplicarán el reglamento contra la máxima autoridad en un partido de futbol; y es cuando preguntamos, ¿así quieren que cambie nuestro balompié nacional?

Ya que, si quieren empezar a marcar un cambio, esta es su gran oportunidad.