Guerrero.- La mañana de este lunes fue reportada la desaparición de un policía de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias–Pueblos Fundadores (CRAC-PF), en Ayahualtempa, municipio de José Joaquín de Herrera (Hueycantenango).

Vía telefónica, el consejero de la CRAC-PF. Bernardino Sánchez Luna, confirmó que familiares del policía comunitario reportaron que fue levantado por civiles armados y llevado rumbo al poblado de Tlanicuilulco, municipio de Quechultenango, bastión del grupo delictivo Los Ardillos.

De acuerdo con la información, la víctima fue identificada como Cenobio Morales Bolaños, y se dirigía a sus tierras de labor, pues como muchos policías comunitarios, también trabajaba como campesino.

Los armados habrían levantado al campesino alrededor de las 9 de la mañana en el punto conocido como La Pasadita. Tlanicuilulco se ubica a una hora de distancia de la zona donde fue levantado.

Este hecho ocurrió horas antes de que en el poblado vecino de Alcozacán, Chilapa, se llevara a cabo el sepelio de cinco de los 10 músicos asesinados en la carretera Mexcalzingo-Tlayelpa.

Entre otros temas, el líder comunitario manifestó que continúa cerrada la carretera estatal Chilapa-Hueycantenango, en la región Montaña Baja de Guerrero, para exigir a las autoridades de justicia que se entreguen los cuerpos de los otros cinco músicos que fueron emboscados y calcinados.

El bloqueo cumplió ya cuatro días y piden que, además de la entrega de cuerpos, se instalen puestos de seguridad por parte del gobierno a fin de evitar nuevos hechos de violencia en esa zona de Guerrero.

En los últimos meses, la CRAC-PF ha responsabilizado de estos hechos de violencia a la policía comunitaria Por la Paz y la Justicia, grupo vinculado con la banda criminal de Los Ardillos.