#Orbis

Argentina: jornada histórica por debate de legalización del aborto

Por Redacción, 2018-06-13 09:59

México, Notimex.-Argentina vivirá hoy una jornada histórica por la sesión especial que realizará la Cámara de Diputados para debatir la legalización del aborto, un tema que provocó una intensa discusión social en el país durante los últimos meses.

La tensión y la incertidumbre marcarán una sesión impredecible, ya que hasta ahora hay 122 votos en contra y 117 a favor, por lo que los 15 diputados que todavía están indecisos terminarán inclinando la balanza en uno u otro sentido. El dictamen de comisiones a favor de la legalización fue aprobado ayer con 64 votos, y aunque el proyecto que rechazaba la iniciativa sólo fue avalado por 57 diputados, todavía no se puede apostar por un resultado.

La sesión comenzará a las 11:00 horas y se prevé que culminará mañana al amanecer, ya que dada la trascendencia del tema hablarán la mayoría de los 257 diputados argentinos, salvo los que opten por ausentarse. Más allá del resultado, este debate es un triunfo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito que hace 13 años formaron mujeres que presentaron en seis ocasiones y ante el Congreso el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo.

La iniciativa nunca logró avanzar en su tratamiento parlamentario, hasta que este año el presidente Mauricio Macri habilitó su discusión, lo que sorprendió a oficialistas y opositores, e incluso al movimiento feminista. En una entrevista con Notimex, Macri había rechazado la posibilidad de que el aborto se legalizara durante su gobierno, pero la presión del movimiento de mujeres argentinas, influyente a nivel mundial, logró que el presidente abriera el debate, aunque aclaró que sigue estando en contra del aborto.

El pasado 10 de abril comenzó un debate en comisiones de la Cámara de Diputados que duró dos meses, y durante el cual más de 700 expositores ofrecieron argumentos a favor y en contra del aborto. Mientras se llevaban a cabo las audiencias, en las calles, en los medios de comunicación y en las redes sociales se multiplicó el activismo en apoyo o repudio de la iniciativa.

En esos meses, las encuestas revelaron que el 60 por ciento de los argentinos está a favor de legalizar el aborto, pero la cifra aumenta hasta un 80 por ciento en el caso de los jóvenes. También se registró un triunfo cultural cuando Marcelo Tinelli y Susana Giménez, los conductores más importantes de la televisión argentina, apoyaron públicamente la legalización, al igual que otros influyentes personajes televisivos de posiciones tradicionalmente conservadoras.

El activismo por la legalización tuvo su símbolo en el pañuelo verde que las integrantes de la Campaña comenzaron a usar como una manera de exigir educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir.

Las marchas en pro de la iniciativa fueron cada vez más multitudinarias y hoy se prevé una asistencia récord frente al Congreso, en donde también habrá lugar para las organizaciones que prefieren mantener el aborto en la clandestinidad y que representan principalmente a la Iglesia Católica.

Durante la discusión pública, los sectores sociales que apoyan la legalización explicaron que no se trata de estar a favor del aborto, sino de reconocer que es una práctica que realizan mujeres que se arriesgan a ser penalizadas por la justicia y arriesgan su vida, sobre todo si son pobres.

De acuerdo con datos oficiales, en Argentina se realizan alrededor de 500 mil abortos anuales y cada año mueren decenas de mujeres, por lo que la demanda central es que se enfrente como un problema de salud pública y no de moral.

El aborto se despenalizó en este país desde 1921 si el embarazo es producto de una violación o si está en riesgo la vida de la madre, pero estas causales no se respetan y mujeres abusadas sexualmente, incluidas las menores de edad, son obligadas a tener hijos de sus agresores. Si la Cámara de Diputados apoya el proyecto que permite el aborto sin restricciones hasta la semana 14, la iniciativa pasará entonces al Senado, órgano que decidirá si Argentina se convierte en el tercer país de América Latina después de Cuba y Uruguay en legalizar esta práctica a nivel nacional.

#Orbis

Melenia Trump visita albergues de niños migrantes

La primera dama dijo a través de su vocera el miércoles que “detesta” ver cómo separan a las familias en la frontera.

Por Redacción, 2018-06-21 12:36

México.-La primera dama estadounidense Melania Trump viajó hoy a la frontera sur de EU para iniciar una visita a dos instalaciones en Texas que alojan a algunos de los más de 2 mil 300 niños migrantes separados de sus padres después que ingresaron al país sin autorización.

Estará visitando el Upbring New Hope Children’s Centerdespués de que el presidente Donald Trump firmó un decretopara detener la separación de las familias. Sin embargo, su orden de entregar los inmigrantes ilegales a la justicia criminal sigue vigente.

De acuerdo con reportes de fuentes cercanas, la señora Trump, que se interesa por los niños, tal vez influyó sobre la decisión de su esposo.

La primera dama dijo a través de su vocera el miércoles que “detesta” ver cómo separan a las familias en la frontera. Posteriormente un funcionario de la Casa Blanca dijo que la señora Trump había comunicado su opinión al presidente.

#Orbis

Trump y niña migrante protagonistas de la portada de Time

“Bienvenido a Estados Unidos” (“Welcome to America”) señala el titular del más reciente número de la revista, que muestra al magnate de pie, mirando hacia abajo, donde una pequeña niña lo ve desesperada y llorando.

Por Redacción, 2018-06-21 12:15

México.-Ayer, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó un decreto para frenar la separación de familias migrantes detenidas al cruzar la frontera con México, una medida que le había costado una ola de críticas en su país y en el mundo y que ahora incluso lo llevó a estar una vez más en la portada de la revista Time.

“Bienvenido a Estados Unidos” (“Welcome to America”) señala el titular del más reciente número de la revista, que muestra al magnate de pie, mirando hacia abajo, donde una pequeña niña lo ve desesperada y llorando.

La imagen de la pequeña forma parte de una escena captada la semana pasada por el fotoperiodista John Moore, cuando la niña de dos años miraba entre sollozos cómo un agente migratorio detenía a su madre, para luego trasladar a ambas a un centro de detención. En plena polémica por las políticas migratorias de Trump, la foto de la niña se hizo viral, aumentó las críticas contra su gobierno y se convirtió en un símbolo de los niños migrantes separados de sus padres en la frontera.

Tomar esta foto “fue difícil para mí. Tan pronto como terminó, las subieron a una camioneta. Tuve que parar y respirar profundamente. Lo único que quería hacer, era levantar a la niña, pero no podía”, dijo Moore, que ya ha ganado el premio Pulitzer por sus fotografías y lleva años retratando lo que viven los migrantes al cruzar la frontera entre México y EU.

Fue justamente por la fuerza de la imagen y la relevancia que cobró en las críticas contra las políticas migratorias de Trump que la revista Time la eligió para crear esta portada.

The Daily Beast informó ayer que la niña hondureña de la foto y su madre no estaban separadas y ambas se encuentran en un centro de detención, según dijo un portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Esta es la tercera semana consecutiva en que Trump figura en la portada de la revista Time. La semana anterior apareció con el dictador norcoreano Kim Jong-un, con quien tuvo un encuentro en Singapur, y la semana antepasada otra portada mostraba al magnate viéndose a un espejo que mostraba su reflejo vestido como un rey, con una capa y una corona.

#Orbis

Nicaragüenses mantienen resistencia en espera del diálogo

Las manifestaciones contra el gobierno comenzaron el 18 de abril en rechazo a una reforma al sistema de seguridad social, pero se ampliaron para demandar justicia por las muertes y la salida del poder de Ortega.

Por Redacción, 2018-06-21 09:50

México, AFP.-Ciudades de Nicaragua mantienen este jueves la resistencia ante el asedio de las fuerzas del gobierno de Daniel Ortega, mientras se espera la reanudación de un diálogo mediado por la Iglesia católica en busca de una salida a la crisis que deja 187 muertos en dos meses.

“Vivimos con miedo. He visto pasar camionetas de civiles con AK-47. En la noche pasamos encerrados en las casas. Anoche rafaguearon (dispararon) por aquí”, dijo a AFP Ivania Miranda, de 53 años, en su casa en Nindirí, en Masaya (sur), una localidad que se declaró en rebeldía el lunes.

Las campanas de las iglesias sonaron en la noche en algunos pueblos como Diriamba, en el occidental departamento de Carazo, en señal de alerta cuando hombres armados intentaron desmontar los bloqueos que mantienen pobladores en las calles.

Prelados y sacerdotes católicos convocaron a una jornada de oración este jueves por Nicaragua, especialmente por Masaya y Carazo, dos de las ciudades más golpeadas por la represión, anunció el arzobispo auxiliar de Managua, Silvio Báez.

La posibilidad de un regreso a la mesa de diálogo surgió luego de que los obispos confirmaron que el gobierno cumplió el compromiso de invitar a organismos internacionales de derechos humanos a verificar los hechos de violencia en las protestas.

La invitación incluye a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y la Unión Europea, precisó Báez.

La Iglesia ha llamado al presidente a permitir elecciones generales anticipadas en marzo de 2019 para aliviar la tensión, pero el gobierno no se ha referido directamente a esa demanda en el diálogo que se ha interrumpido ya en dos ocasiones.

Exguerrillero de la revolución sandinista, Ortega, cuyo tercer mandato presidencial consecutivo concluye en 2021, es acusado de nepotismo y de instaurar, con su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, un gobierno autocrático y corrupto.

Las manifestaciones contra el gobierno comenzaron el 18 de abril en rechazo a una reforma al sistema de seguridad social, pero se ampliaron para demandar justicia por las muertes y la salida del poder de Ortega.

“El pueblo no se rinde”, “Fuera Ortega”, “No a la dictadura orteguista”, se lee en paredes de Masaya, una de las ciudades más combativas en la insurrección popular que, liderada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), derrocó al dictador Anastasio Somoza en 1979.

En la mesa de diálogo, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que reúne a grupos de la sociedad civil, pide la separación de los poderes del Estado, actualmente controlados por Ortega, sobre todo el Consejo Supremo Electoral.

“La presencia de organizaciones internacionales nos dará seguridad para fiscalizar. Necesitamos un tercero porque nadie confía en las instituciones. Hay un sistema montado en tantos años de corrupción”, dijo el líder estudiantil Lesther Alemán, miembro de la Alianza.

El gobierno exige, por su parte, levantar todos los tranques (bloqueos) en calles y carreteras de gran parte del país.

Ortega y Murillo acusan a quienes se han alzado contra el gobierno de “delincuentes” y “vándalos”, que cometen “terrorismo” y afectan seriamente la economía de este empobrecido país centroamericano.

“Vamos a vencer la maldad, la perversidad, la ignominia y la abominación”, manifestó Murillo.

Muchos negocios están cerrados en Masaya y otras ciudades, en tanto que miles de furgones de carga de mercancías que atraviesan Nicaragua se han quedado varados en las carreteras.

Al condenar la violencia, Estados Unidos se sumó a la presión por la presencia de organismos internacionales y el adelantamiento de elecciones.

El representante de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, concluyó el miércoles una visita de dos días a Managua, tras reunirse con la Alianza Cívica y el gobierno.

Trujillo visitó el país previo a la sesión extraordinaria que el Consejo Permanente de la OEA tiene prevista para el viernes sobre Nicaragua.

En la sesión, la CIDH presentará el informe de su visita en mayo a Nicaragua y las recomendaciones que hizo sobre la crisis.