Ciudad de México.-Las armas Barrett se han convertido en las favoritas del narcotráfico. Se trata de un arma capaz de atravesar fuertes blindajes, utilizada por francotiradores de élite de las tropas estadounidenses, misma que fue utilizada durante el atentado contra Omar García Harfuch esta mañana.

Ninguna de estas armas es fabricada en México. De acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la mayoría proviene de armerías en Arizona y Texas.

Esta arma pesa alrededor de 14 kilogramos y es fabricada por la empresa estadounidense Barrett Firearms Company, una industria que se desempeña en el ámbito de suministros militares.

Las ametralladoras son cada vez más utilizadas como en el caso del operativo fallido para la captura del hijo de Joaquín "El Chapo" Guzmán, Ovidio Guzmán.

Las organizaciones utilizan armas de guerra en sus operaciones, no sólo en la batalla contra grupos rivales sino como respuesta a las autoridades.

Por ejemplo, en 2015 el CJNG derribó un helicóptero de la Secretaría de Marina con un lanzacohetes RPG-7, de fabricación rusa. El arma entró al país por la frontera con Estados Unidos, según datos oficiales.

El reto a AMLO del Cartel Jalisco Nueva Generación, responsable de la emboscada a policías más mortífera de los últimos años.

En 2016, tras la tercera captura de "El Chapo" Guzmán en Los Mochis, Sinaloa, la Secretaría de Marina encontró decenas de fusiles de asalto, entre ellos un Barrett.

Ese modelo de arma se usó en Tamaulipas, en 2019, durante un enfrentamiento entre los cárteles del Noreste y El Golfo que causó la muerte a 21 personas, según la Fiscalía del estado.

Pero en distintos momentos las autoridades han confiscado otros artefactos de guerra.

Durante una operación contra el cartel de La Familia Michoacana, la Sedena confiscó ametralladoras SAW 5.5 con capacidad de 700 disparos. También fusiles Remington 700 utilizado para francotiradores, granadas y bazucas.

Al Cártel de Sinaloa se le han confiscado bazucas y morteros utilizados en el ejército estadounidense.

Algunos de estos ejemplares se exhiben en el Museo de los Enervantes en las instalaciones centrales de la Sedena, en Ciudad de México.


Con información de BCC Noticias