México.-Más de una veintena de entrenadores de caballos, veterinarios y personal de apoyo fueron acusados el lunes (09.03.2020) de integrar una trama de dopaje de caballos, considerada como el mayor caso de este tipo juzgado en Estados Unidos.

Según el Departamento de Justicia, los 27 acusados son sospechosos de conspirar para estafar a apostadores y hacerse con ganancias del mercado de apuestas de carreras, que mueve unos 100.000 millones de dólares.

Entre los acusados, que recibieron cuatro cargos en contra, está Jason Servis, conocido entrenador de Maximum Security, un caballo ganador de importantes carreras. La imputación detalla que Servis administró drogas para mejorar el rendimiento de "prácticamente todos los caballos de carreras bajo su control".

Maxim Security ha seguido compitiendo alrededor del mundo y el mes pasado logró 10 millones de dólares al imponerse en la carrera inaugural de la Copa Saudí, en Riad, la competencia de este tipo con los mayores premios del mundo.

"La apertura de cuatro acusaciones por dopaje generalizado de caballos de carreras es la mayor de este tipo por parte del Departamento de Justicia", dijo en un comunicado el fiscal de Manhattan, Geoffrey Berman.

William F. Sweeney, subdirector de la oficina del FBI en Nueva York, dijo que las sustancias administradas a los caballos les hacían correr más rápido de lo que su capacidad natural les permitía, lo que aumentaba el riesgo de lesiones.

"Lo que realmente les pasó a estos caballos fue nada menos que un abuso", dijo Sweeney. "Experimentaban problemas cardíacos, sobreesfuerzos que provocaban fracturas en las piernas, un mayor riesgo de lesiones y en algunos casos la muerte", describió.