México.- Los restos del líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Bagdadi, fueron arrojados al mar, reveló hoy en conferencia de prensa el Comando Central de Estados Unidos.

“Los restos de Al-Bagdadi fueron enterrados en el mar, de acuerdo con la Ley de Conflictos Armados, en el lapso de las 24 horas posteriores a su muerte”, detalló el general Frank McKensie, jefe del Comando Central.

Al-Bagdadi se hizo explotar cuando se vio acorralado en el operativo lanzado la noche del sábado pasado por las fuerzas de Estados Unidos en la provincia siria de Idlib.

Fue el mismo final que tuvo el cadáver del líder de la red terrorista Al-Qaeda, Osama bin Laden, tras ser abatido por fuerzas especiales estadounidenses, en 2011.

“Cuando se dio cuenta de que la captura a manos de las fuerzas de Estados Unidos era inminente, Al-Bagdadi detonó una bomba, provocando su muerte y la de dos hijos jóvenes”, informó. En un principio se dijo que tres de sus hijos murieron en la explosión, ocurrida en un túnel que conectaba a la casa donde fue ubicado el líder islamista.

McKensie detalló cómo fue la operación que terminó en el suicidio de Al-Bagdadi quien, dijo, fue sujeto de un “intenso esfuerzo de inteligencia para traerlo ante la justicia”.

Contó que la base de la misión eran helicópteros de ataque de las fuerzas especiales, y que todo el plan se diseñó “para evitar la detección por parte del Estado Islámico y otros antes y durante la ejecución para evitar que hubiera víctimas civiles”.