Guerrero.- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, afirmó que quienes solicitaron el traslado del arsenal decomisado engañaron a policías estatales y militares, que creyeron que eran víveres del DIF lo que resguardaban en Coyuca de Catalán

Afirmó que por trasladar el arsenal de balas se detuvo a tres personar, entre ellas a un comisario.

Astudillo Flores detalló que, a petición del comisario de la comunidad de Zihuaquio, militares y agentes se prestaron a custodiar las supuestas despensas porque se les pidió la ayuda.

"Vengo de la reunión de seguridad, la historia es sencilla”, afirmó el gobernador, “la Comisión Estatal de Derechos humanos nos hizo una recomendación urgente para atender a los pueblos de Tierra Caliente, algo que hicimos a través de la Fiscalía para hacerles llegar los supuestos alimentos a la cabecera municipal”.

Detalló que en el incidente fueron engañadas la Policía Estatal y los integrantes de la Sedena, quienes aportaron vehículos con algunas personas que se sumaron al convoy.

“Obviamente que quienes pidieron la ayuda sabían que lo que se trasladaba era material ilegal, por lo que hay personas detenidas en la Fiscalía General de la República”, afirmó.

Reprochó a Derechos Humanos por las recomendaciones que le hacen sin que se sepa que tipo de tarea debe realizar el gobierno, por lo que pidió que sean más cuidadosos con la ayuda que solicitan.