Acapulco, Guerrero.- Aunque las marionetas o los conocidos títeres son muy poco común observarlas Acapulco, Guillermo Ortega Delgado, revela que las marionetas son originarias del puerto.

El artesano señaló que es un oficio al que se ha dedicado de noche y de día y lo ayudó a hacer una carrera profesional.

Ortega es egresado de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) de la Unidad Académica de Ciencias de la Educación y Comunicación. Sin embargo, poco caso le hizo a su título profesional y decidió seguir el oficio que su abuelo le enseñó a su padre, Miguel Ortega Quiroz, quien falleció hace siete años y durante más de 30 años pudo sostener a su familia a gracias a la elaboración de estos muñecos pintados y decorados de colores secundarios.

El joven artesano al día elabora de 10 a 15 marionetas con tela, aserrín y pegamento, éste último sustituto de la cera con que su abuelo trabajaba estos peculiares muñecos colores.

Cada artesanía es única porque, cuenta Guillermo, es un mito a qué manos vayan a parar, nunca se ha quedado con alguna figura, todas viajan; además de que la venta lo exige, pese a que es poco común observar en las calles este tipo de artesanías.

Artesano 2 Artesano 2

"Aún hay niños y adultos que las prefieren, pues pueden trasportar a chicos y grandes a la infancia, volver a ser niño nuevamente solo hace falta un poco de humor e imaginación", revela Guillermo Ortega.

Ortega Delgado, durante estos 20 años, ha diseñado más de 8 mil marionetas que ha vendido a lo largo de la República y ha concursado.

Sus obras han sido solicitadas en Cozumel, Veracruz, Playa del Carmen, Los Cabos San Lucas y Tijuana; las mismas, hechas de tela y rellenas de aserrín cuestan de 125 a 150. Existen desde las famosas catrinas, jaguares, tlacololeros, aztecas, venados, hombres, mujeres y viejitos, todos representando una parte del estado de Guerrero.