#Suave Patria

Artesanos se lanzan contra transnacionales que copian sus diseños

La ley también ordena reconocer con una mención clara y directa a la comunidad indígena de la que proceden esas obras, en caso de usarse para crear nuevos productos.

Por Redacción, 2019-06-22 12:07

México.- Rodeada de pilas de mantas bordadas rojas, azules y amarillas, Glafira Candelaria, una indígena mexicana de 59 años que habla español con dificultad, se indigna al referirse a la última colección de la casa de modas Carolina Herrera, que usó diseños textiles de su pueblo.

«Nomás está copiando nuestro trabajo, lo que estamos haciendo, pero así no se vale», dice en su casa.

Vive en San Nicolás, un empobrecido pueblo del municipio de Tenango de Doria, en el central estado mexicano de Hidalgo, enclavado en una zona de montañas habitada mayoritariamente por indígenas otomíes.

El director creativo de Carolina Herrera, el estadounidense Wes Gordon, utilizó los pájaros y gallos rodeados de árboles y hojas sueltas que caracterizan la laboriosa técnica del bordado Tenango y los diseños de otras dos comunidades mexicanas en su última colección, llamada Resort 2020.

La colección provocó la protesta del gobierno mexicano, que le pidió a Carolina Herrera –una casa de modas neoyorquina fundada en 1980 por la icónica diseñadora venezolana del mismo nombre– una explicación sobre lo que consideró como una «apropiación» de la iconografía autóctona.

La colección «rinde homenaje a la riqueza de la cultura mexicana» y reconoce «el maravilloso y diverso trabajo artesanal» del país, argumentó Gordon, quién tomó las riendas creativas de la empresa hace un año de manos de Herrera, que tiene 80 años.

Diseñadores de la firma Carolina Herrera aseguran que los diseños son para rendir homenaje a la cultura mexicana pero los artesanos no están contentos con esto.

«La gente que viene de afuera nomás se hace rica con nuestro trabajo, con lo que estamos haciendo porque lo venden bien caro (…). Esas personas también se pueden demandar o pedir perdón», añade Glafira, cuyo rostro se ensombrece al ver las fotografías de los vestidos de la colección Resort 2020, que se venden por miles de dólares.

La Carta Internacional de Derechos Humanos reconoce la propiedad intelectual como parte de los derechos fundamentales del hombre, y la ley federal del derecho de autor de México establece que se tienen que respetar todas las obras que se consideren de arte popular o artesanal.

La ley también ordena reconocer con una mención clara y directa a la comunidad indígena de la que proceden esas obras, en caso de usarse para crear nuevos productos.

Si bien «no hay una apropiación de los diseños», el caso podría ameritar «una infracción en materia de comercio por haber omitido la mención de la comunidad étnica y quien tiene que demandarla es el gobierno mexicano», dijo a la AFP la abogada experta en derechos de autor, Dafne Méndez.

La madre de Glafira, Josefina José Tavera, de 87 años, vive en la parte trasera de su casa, en un cuarto pequeño con entrada propia y piso de tierra donde el único aparato eléctrico es el foco que cuelga del techo.

Es reconocida en el pueblo como la creadora, junto con su madre, de la técnica y diseño textil Tenango.

Tavera ya no oye y su vista cada día está peor. Hace tiempo que borda poco, así que se dedica a recolectar hojas para temazcal (baño de vapor con fines medicinales), que encuentra en El Cirio, un conjunto de montañas de formas caprichosas del que regresa caminando lentamente cargando un gran bulto que cuelga de su cabeza.

«¡Si no fuera por mis manos no habría esta artesanía!», dice molesta en su casa, donde acumula cartones de huevos que usa como sillas.

Los índigenas otomíes crean todos sus diseños a mano y con ello logran salir adelante.

Josefina viste una blusa con un bordado delicado y diminuto de animales. La anciana y su madre fallecida se inspiraron en esas imágenes para crear el bordado que identifica a su comunidad.

Los artesanos dedican unas cinco horas diarias para tejer en seis meses un camino de mesa, y hasta un año y medio para confeccionar un mantel de seis metros, que venden en unos 65 y 250 dólares respectivamente.

El uso de los diseños de comunidades indígenas en pasarelas internacionales no son nuevos.

Zara, Mango, Isabel Marant y Rapsodia son otras marcas que han sido señalados de «apropiar» los diseños de los pueblos indígenas de México.

«Lo que tienen que hacer es que vengan directamente con nosotros. En primer lugar que sea reconocido el artesano para que otras personas sepan de dónde sale. Que nos traigan trabajo», dice en su taller, que es también su casa, Oliver López, un joven otomí de 29 años, quien como Carolina Herrera también ha creado minivestidos con los diseños del bordado Tenango y otras prendas, pero sin el éxito de la casa de moda neoyorquina.

Otras dos piezas de la colección Resort 2020 incluyen bordados del istmo de Tehuantepec, que identifican a las mujeres de esa región del sur de México, y dos modelos más incorporan el «sarape Saltillo», una especie de frazada de lana o algodón multicolor, similar al poncho, y que se utiliza como abrigo.

#Suave Patria

Fredy Luna pinta su raya: «no todos los evangélicos apoyamos a Obrador»

El líder religioso, con representantes de más de 10 congregaciones, no se sumarán a la repartición de la cartilla moral.

Por Redacción, 2019-07-20 14:13

México.- El pastor evangélico, Fredy Luna, dijo que respetan las buenas intenciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero aclaró que no todas las iglesias evangélicas se sumarán a la repartición de la Cartilla Moral, como anunció el líder religioso, Arturo Farela.

«Nosotros pintamos nuestra raya», expresó en conferencia de prensa con representantes de más de 10 congregaciones de evangélicos, las cuales coincidieron en que no se sumarán a la repartición de dicho documento.

«Desde mi punto de vista, esta Cartilla Moral es simplemente una cortina de humo para distraer algunos actores parte del equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador», expuso el presidente del Consejo Representativo de Iglesias Evangélicas del Estado de Veracruz.

Consideró que existe un discurso de «doble moral», porque por un lado se habla de la importancia de la familia y por otro hay propuestas que atentan contra ella como «el matrimonio gay, el divorcio encausado y otros temas».

Expuso que el gobierno federal debería tener sus propios canales de repartición de la Cartilla Moral a través de la Secretaría de Educación y no que los grupos religiosos se sumen a esto, pues ya se cuenta con un libro de valores y principios como lo es la Biblia.

En días pasados, el presidente del Parlamento Nacional Evangélico Latinoamericano, Carlos Gordillo, quien también estuvo presente en la conferencia, comentó a Notimex que en México existen 12 millones de evangélicos y que cada líder representa a congregaciones que suman algunas porciones.

En ese sentido, afirmó que el presidente de la Cofraternidad Nacional de Iglesias Cristinas Evangélicas (Cofraternice), Arturo Farela, y quien había señalado que se sumará a la repartición de cartillas, representa sólo a un grupo pequeño de evangélicos.

Fredy Luna dijo que la Cartilla puede tener una «noble intención», pero podría tener otras interpretaciones. «Creemos que esto puede causar problemas dentro de las Iglesias y traer división porque las personas hasta pueden llegar a pensar mal de los pastores, incluso que hasta el gobierno nos está pagando o algo, y no queremos eso», agregó.

#Suave Patria

AMLO apura a su gabinete para tener estudio ambiental de Santa Lucía

El presidente lamentó que «lleva mucho tiempo hacer los trámites, no sólo al ciudadano, no sólo al empresario, al interior del mismo gobierno».

Por Redacción, 2019-07-20 14:00

México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador confió en que la próxima semana estén listos los estudios de impacto ambiental del aeropuerto de Santa Lucía, que representa un proyecto estratégico para su administración.

En el marco de la firma del convenio para impulsar el desarrollo de la Huasreca Potosina, que implica la ampliación del Aeropuerto Nacional de Tamuín con una inversión de aproximadamente mil millones de pesos, el mandatario federal reconoció que se trata de trámites que son muy tardados.

«Lleva mucho tiempo hacer los trámites, no sólo al ciudadano, no sólo al empresario, al interior del mismo gobierno, hasta ahora, por ejemplo no nos entregan el estudio de impacto ambiental de Santa Lucía, y es un proyecto estratégico y todavía la Secretaría de Medio Ambiente no lo entrega, espero que ya la semana próxima lo termine», indicó.

López Obrador atestiguó la firma del acuerdo entre las secretarías de Comunicaciones y Transportes, la de Turismo y el gobierno de San Luis Potosí, para modernizar el aeropuerto nacional de Tamuín que impulsará el desarrollo de la huasteca.

En este contexto, pidió acelerar el proceso para la ampliación del aeropuerto estatal en el que el gobierno estatal se encargará de hacer la compra de terreno, y el federal tendrá a su cargo la ampliación, hasta dejarlo totalmente concluido.

Explicó que la decisión de ampliar este aeropuerto no fue una ocurrencia o capricho, sino que los técnicos decidieron que este era el proyecto más conveniente y viable en el estado, por lo que instruyó al secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, elaborar el plan de desarrollo a partir del fomento al turismo.

El mandatario federal mencionó que en esta zona hay muchas bellezas naturales, pues es una región espléndida, tiene ríos, cascadas, arte, y este aeropuerto ayudaría a ir hasta el pueblo mágico de Xilitla, «que se conoce poco, pero que tiene fama mundial».

Anunció, incluso, que consultará al director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto, y arqueólogos, para saber si la zona de Tantoc puede albergar la pieza de El Joven Huasteco, que está en el Museo Nacional de Antropología.

López Obrador indicó que el desarrollo turístico de la zona estará acompañado de otras actividades como la producción ganadera y el apoyo a la siembra de árboles maderables y frutales, a través del Programa Sembrando Vida.

Recordó que el gobernador José Manuel Carreras le informó que en la entidad se generan 18 mil empleos al año, y con la reforestación de 50 mil hectáreas 20 mil personas tendrán un trabajo, por el que se les pagarán cinco mil pesos mensuales.

Esto «nos debe llevar a pensar lo absurdo que fue abandonar al campo, pues se trata de la mayor fábrica del país y en la Huasteca Potosina va a ayudar mucho», destacó el presidente.

#Suave Patria

Profepa clausura terminal donde Grupo México derramó tóxicos

Mexicana del Cobre movilizó en la terminal marítima de un millón de toneladas de concentrado de cobre y 17 millones de metros cúbicos de ácido sulfúrico.

Por Redacción, 2019-07-20 13:40

México.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró las operaciones de la Terminal Marítima de Mexicana de Cobre, filial del Grupo México, en Guaymas, Sonora.

En un reporte, indicó que a las 02:00 horas oficiales de la dependencia ingresaron a las instalaciones de la Administración Portuaria Integral de Guaymas, para colocar el sello de clausura.

El 9 de julio, la Terminal Marítima Mexicana del Cobre derramó 3 mil litros de ácido sulfúrico en agua del Mar de Cortés, debido a una falla en unas válvulas de Grupo México.

Durante 2018, Mexicana del Cobre movilizó en la terminal marítima de un millón de toneladas de concentrado de cobre y 17 millones de metros cúbicos de ácido sulfúrico.

Tras el derrame, la Profepa inició la semana pasada el procedimiento de inspección en las instalaciones de la Administración Portuaria Integral de Guaymas.