México.- Aunque Arturo Montiel negó hasta el cansancio la propiedad de una mansión en Cádiz, España, con valor de 69 millones de pesos, en un afán de ocultar su riqueza desmedida, la casa reapareció a nombre de su exesposa Maude Versini.

En 2005 pasado, la Fiscalía especial que creo el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, investigó y exoneró de peculado y enriquecimiento ilícito, a su tío, Arturo Montiel.

Esta Fiscalía determinó que Montiel nunca fue propietario de la propiedad, pero diez años después, un documento reveló que la empresa a la que se atribuyó la propiedad ya estaba en manos de Versini.

Las empresas Avenstar Limited y Sotoestrella 2003 SL, a las que se les atribuyó la propiedad, eran controladas por el matrimonio.

En el año 2009, Avenstar Limited era dirigida por James David Hass, según aparecía en el registro –bajo el número 4688596-, pero en un documento sobre los estados financieros, con fecha del 30 de junio de 2016, Moude Versini aparece como directora.

Avenstar, habría sido controlada por Montiel a través de distintas personas vinculadas a él, según diversas fuentes, y era esa empresa la que poseía al 100 por ciento el capital de la empresa Sotoestrella 2003, que era la dueña de la casa de Cádiz.

Según la Fiscalía investigadora, que exoneró a Montiel, no había forma de vincular las empresas con el exgobernador, sin embargo diversas investigaciones periodísticas lo señalaron puntualmente.

El escándalo de la casa de Cádiz se dio en 2005, y para 2006 Reforma publicó que Montiel “estrenó” una casa en España; según el artículo de Luis Méndez, la familia pasó las vacaciones de fin de año en uno de los barrios más exclusivos de aquella ciudad.

Fue catalogada como una casa de lujo: consta de 475 metros cuadrados, un jardín de 575 metros cuadrados y una alberca. El costo de la propiedad ronda en 69 millones de pesos, de acuerdo al tipo de cambio actual y sobresalió en ese entonces por sus fachadas color ‘papaya”.