Acapulco, Guerrero.- El arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González dijo que no duda de las estadísticas que señalan una disminución de la violencia en el estado y municipio, a pesar del evidente número de asesinatos ocurridos en los últimos días.

No obstante, en conferencia de prensa, el prelado católico envió sus condolencias a las familias que durante la semana pasada sufrieron la pérdida de algún ser querido a causa de la violencia que se vive en el puerto, pero contradictorio afirmó:

"No tengo por qué dudar de las estadísticas que dan las autoridades federales, estatales y municipales. Sin embargo, hay situaciones que han impactado fuertemente en el estado lo que ocasiona una necesidad de seguridad y de paz", expresó.

Cuestionado sobre que en algunos municipios de Guerrero se canceló la ceremonia de conmemoración de la Independencia de México, el arzobispo defendió que la cancelación fue para salvaguardar la integridad de los ciudadanos, e hizo un llamado a los perpetran crímenes a que dejen de hacer daño y piensen en el bien de la sociedad. Ofreció sus condolencias a los familiares que durante la semana pasada perdieron a un ser querido por causa de la violencia.

Cuestionado sobre la construcción del Cristo de Paz, en el cerro del Encinal, ubicado en la colonia Carabalí, cuya obra fue clausurada y abandonada. González González no abundó mucho en el tema y solo mencionó que toda obra lleva su tiempo.

Sin embargo, el arquitecto Alberto Guinto, quien está a cargo de la construcción del memorial a las víctimas de la violencia, exigió saber qué arquitecto se encuentra a cargo de la obra del Cristo de Paz, porque es una construcción que requiere de un buen arquitecto, pues dijo que son obras peligrosas como el Cristo de Brasil que llevo siete años en ser concluida y costó la vida de siete personas que participaron en su construcción.

En la conferencia de prensa informaron que el Memorial de Víctimas en Acapulco participan  Cáritas de la Arquidiócesis de Acapulco, A.C. y La Fundación Santina de Italia,  dijeron que la obra será inaugurada el día 21 de septiembre de 2018, a las 17:00 horas, en la Parroquia de San Cristóbal, ubicada en la Calle Durango, de la Colonia Progreso.

Explicaron que el Memorial de Víctimas en Acapulco, tiene el propósito de dignificar la vida de las víctimas y desaparecidos por la violencia, “porque detrás de cada número o estadística existe un nombre, un rostro, un ser humano, una historia, una vida interrumpida y una familia afectada por los acontecimientos pero también una sociedad horrorizada. Por eso, ha sido importante que a través de este Memorial se fomente la sensibilización y concientización de la comunidad con nuestros hermanos que sufren”.

Indicaron que el monumento debe mantener viva la memoria de quienes perecieron o desaparecieron por la violencia y crea consciencia para  que  no  se  repitan  estos  hechos.

En la conferencia estuvieron presentes, el arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, el representante de la Fundación Santina, Luis Clemente, el pintor Raúl Fombona,  Roberto Piza y el arquitecto del memorial de Víctimas de Violencia, Alberto Guinto.