El comandante regional de la zona Centro de Guerrero, David Urquizo Molina fue asesinado por un grupo de hombres armados en el centro de Chilpancingo, en las inmediaciones del panteón municipal y muy cerca del cuartel militar de la capital.

El comandante de la Policía Ministerial salía de su domicilio, en la colonia Progreso, cuando fue interceptado por un comando que detuvo la marcha del vehículo en el que viajaba, y comenzaron a accionar armas de fuego de alto poder en su contra.

Los hechos ocurrieron minutos antes de las 09:00 horas, y el cuerpo se halló con varios impactos de bala, a un costado de la camioneta blanca, perteneciente a la Fiscalía General del Estado (FGE), con placas HE22993 de Guerrero.

Sobre el suelo quedó también un rifle R-15 y una pistola 9mm, que los peritos encontraron con los cargadores vacíos. Por lo que creen que intentó defenderse.

Según  vecinos, el enfrentamiento duró alrededor de 5 minutos, y los disparos obligaron a ocultarse en sus casas.

Tras el homicidio, se reportaron al menos tres balaceras en diversas zonas de la capital, aunque no se ha confirmado su relación con el asesinato de Urquizo Molina.

David Urquizo ya había sido atacado en mayo de este año por hombres armados que le dispararon cuando se encontraba a bordo de un vehículo, junto con un acompañante. Ambos resultaron ilesos aquella ocasión.

El ex agente ministerial ha sido señalado por su presunta participación en el asesinato de dos estudiantes de la normal de Ayotzinapa, durante un desalojo en la Autopista del Sol, en diciembre de 2011, y contaba con medidas cautelares por este caso.

Abaten y detienen a los asesinos de David Urquizo