El asesinato de una mujer esta mañana a unos metros de la residencia del gobernador Héctor Astudillo Flores, “pudiera ser una venganza” de la delincuencia, porque la víctima es cuñada del dueño del restaurante Señorial, plagiado hace algunos años, declaró el presidente de Confederación Patronal de la República Mexica (Coparmex) en este municipio, Adrián Alarcón Ríos.

María de Lourdes Maldonado de la Cruz tenía 49 años y fue asesinada esta mañana cuando viajaba en su automóvil, una camioneta Honda, tipo CR-V, sobre la calle Gonzalo Ramírez de la colonia Margarita Viguri. En el lugar los peritos forenses recogieron casquillos percutidos calibre 9 mm.

A este respecto, el dirigente empresarial alertó que la violencia en la ciudad es “insostenible” y el asesinato de la mujer demuestra que “estamos vulnerables y a merced de la delincuencia organizada. Estamos expuesto permanentemente a ser asesinados”, expuso.

El secuestro del empresario restaurantero ocurrió en la administración del alcalde priista Mario Moreno Arcos. La familia denunció el plagio ante las autoridades, pero no fue rescatado y tuvieron que pagar el rescate cuyo monto no se dio a conocer. Para presionar a la familia en pago a la víctima le fue amputado un dedo.

Consultado vía telefónica, Alarcón Ríos, dijo: “estamos percibiendo que (el homicidio) pudiera ser una venganza por la denuncia que interpusieron por el secuestro del dueño del restaurante Señorial, pues la víctima es cuñada del empresario”.

Tras el homicidio a los empresarios “nos deja en la vulnerabilidad, nos deja un estado de mayor sicosis, de preocupación”.

Ante los hechos de violencia, la Coparmex buscará convocar a una reunión entre organizaciones sociales y empresariales para hacer un “análisis serio de lo que está sucediendo, aunque no se requiere gran diagnóstico porque los hechos ahí están”.

Advirtió que si las autoridades no toman acciones en contra de la violencia “alzarán más la voz y tomarán acciones”.

Dijo que ante el incremento de la violencia en la ciudad, las autoridades municipales no se dejan ayudar; pues hasta el momento no han hecho entrega a la Policía Estatal del módulo de seguridad que se encuentra en el tramo carretero Chilpancingo-Petaquillas en el cual se invirtió, según el ayuntamiento, un millón de pesos en su construcción.

Manifestó que el viernes una comisión de empresarios de la Coparmex acudieron al módulo de seguridad acompañados de policías estatales para que el municipio hiciera entrega del módulo, pero el secretario de Seguridad Pública municipal, Esteban Espinosa Montoya “nunca llegó y nos dejó plantados”, pese a que se le había informado con anterioridad.

Calificó la obra como un monumento a la “indolencia” de las autoridades municipales, que “no se dejan ayudar. Eso es increíble, no lo podemos comprender. Necesitamos que el gobierno del estado convoque al ayuntamiento y la sociedad civil para ver si las autoridades pueden con el tema (de la inseguridad) o exploremos otras opciones”.

El alcalde Marco Antonio Leyva Mena declaró el sábado que el módulo de seguridad que se inauguró el 19 de abril, aún no funcionaba por “detalles insignificantes”.