#Suave Patria

Asesinatos de policías se disparan en último año de Peña

La entidad que encabeza la lista con más crímenes es Guanajuato, con 60 ejecuciones, le siguen Guerrero (32), Estado de México (30), Puebla (27) y Veracruz (22).

Por Redacción, 2018-11-20 11:03

México.- En lo que va del año suman al menos 326 policías asesinados en 26 estados, entre agentes municipales, estatales y federales. La entidad que encabeza la lista con más crímenes es Guanajuato, con 60 ejecuciones, le siguen Guerrero (32), Estado de México (30), Puebla (27) y Veracruz (22).

Entre los 10 estados más peligrosos destacan también Ciudad de México (15 agentes caídos), Jalisco (13) y San Luis Potosí (10).

De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), los ataques directos son la principal causa por la que los elementos pierden la vida en cumplimiento de su deber. Mientras los enfrentamientos van a la baja, las agresiones del crimen organizado y de delincuentes comunes contra los agentes registran una tendencia a la alza, si se compara con los eventos suscitados en 2017.

María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, indica que entre los factores que provocan estos asesinatos están el cobro de represalias o las fallas en la forma de proceder de los oficiales durante su servicio, o cuando llevan a cabo alguna detención.

La CNS anunció en junio un homenaje nacional a los policías caídos; sin embargo, sigue pendiente. De acuerdo con información solicitada a los gobiernos estatales, algunos municipios de los estados referidos concentran el mayor número de homicidios. Se trata de Amatlán de los Reyes (Veracruz), con 15 casos, y Salamanca (Guanajuato), con 12, en el mismo periodo.

Sobresale Manzanillo, Colima, con siete casos, así como Culiacán (Sinaloa), Tijuana (Baja California) y Guaymas (Sonora), con seis homicidios cada uno. Mientras que en Acapulco, Guerrero –considerada la tercera ciudad más violenta del mundo, según la organización Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal–, se reportan cinco.

Las entidades que a la fecha no reportan ningún asesinato son Aguascalientes, Campeche, Durango, Querétaro, Tlaxcala y Yucatán.

Respecto a los militares, entre enero y septiembre pasados también hubo muertes durante la campaña permanente contra el narcotráfico. Nueve fallecieron por agresión de arma de fuego en Guerrero, Tamaulipas y Sinaloa.

La impunidad en el sistema de justicia penal y los vacíos institucionales ocasionan que los delincuentes que no son detenidos al momento de agredir a un policía, estén conscientes de que las capacidades de investigación por parte de la autoridad son mínimas y no existe gran probabilidad de que sean capturados y procesados, explica el investigador del Colegio de Jalisco, Guillermo Zepeda Lecuona.

Remarca el caso de Estados Unidos: si una persona asesina a un policía de cual quier nivel, automáticamente se convierte en un delito federal que investiga el FBI, situación que provoca que los delincuentes no se atrevan a atentar contra él, pues saben que la probabilidad de ser arrestados es demasiado alta.

“Antes, aquí en México había cierto temor de que el Estado le diera prioridad a esas investigaciones, los propios policías montaban operativos para dar con los responsables, pero hay una expectativa de impunidad puesto que cada vez se detienen a menos [delincuentes]”, dijo.

Para el especialista en temas de seguridad y Estado de derecho, es necesario que las corporaciones brinden certeza a sus elementos mediante el equipamiento adecuado, con la finalidad de que se sientan protegidos, ya que en la mayoría de los casos los delincuentes cuentan con mejores armas que los oficiales.

De acuerdo con el coordinador de la carrera de Criminalística de la Universidad de Guadalajara, David Quiñones Soto, es fundamental que existan sentencias condenatorias severas para aquellos que atenten contra un policía y que, a su vez, éstas sean aplicadas eficazmente, pues hasta ahora pareciera que los criminales han perdido el miedo a cometer tales crímenes.

Iván Chávez, representante de la asociación Ciudadanos Uniformados, refiere que el que no existan estadísticas claras y abiertas sobre los asesinatos de policías en el país, se convierte en una discriminación que no permite visualizar el problema e impide trabajar en estrategias adecuadas para erradicar este problema, además de que no se brindan las garantías jurídicas.

“Lo que menos tenemos visible son las condiciones en las que trabajan los policías. Pareciera que a la autoridad no le importa que maten a sus policías”.

Por su parte, el presidente de la asociación SOS Jalisco, Anuar García, agrega que el sector policial, además de ser uno de los más olvidados en la cadena de la seguridad pública, también es juzgado y menospreciado por su labor, a pesar de que sus integrantes no cuentan con las herramientas necesarias. “Los están matando porque no están ni capacitados. Muchos policías ni siquiera tienen balas porque tienen que comprarlas ellos. Los están matando porque nadie les ha puesto la debida atención”.

Expertos en la materia consideran que son tres las causas principales ante los homicidios de policías: su labor en el combate a la delincuencia y el crimen organizado, sus vínculos con esos grupos criminales y la falta de preparación.

El presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California, Juan Manuel Hernández, señaló que hay elementos que al intentar frenar la delincuencia pierden la vida, pues existen altos niveles de brutalidad e impunidad con el que operan los grupos criminales.

Aunado a ello, acentuó, existen oficiales que fueron relacionados con la delincuencia organizada y que tienen un historial que los vincula con delitos de alto impacto, en algunos casos hasta con secuestros.

El fiscal general de Chihuahua, César Augusto Peniche Espejel, y el comisionado estatal de Seguridad, Óscar Aparicio Avendaño, coinciden en que los ataques contra las corporaciones y los homicidios se deben a los aseguramientos de armas y droga, órdenes de cateo, así como a las detenciones de líderes de bandas criminales que operan en la entidad.

#Suave Patria

México no informó que hubiera pacto para entrega de Duarte: Guatemala

Autoridades guatemalteca aseguran que trabajaron estratégicamente para aprehender al exgobernador de Veracruz.

Por Redacción, 2019-07-16 21:16

México.- El ex subdirector de la Policía Nacional Civil de Guatemala, Stu Velasco, dijo que el gobierno de ese país no «tuvo noticia por parte de la autoridad mexicana de que habían hecho una coordinación» para que el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, se entregara.

«En ningún momento se tuvo noticia por parte de la autoridad mexicana de que habían hecho una coordinación con la persona que solicitaba y tampoco nosotros cedimos en las unidades que estaban en Guatemala ya tenían, digamos, un escenario controlado y de tal suerte que se encontraba en tal lugar, era información de investigación de inteligencia que se manejaba, que se compartieron y que los llevaron a ese lugar», dijo en entrevista con Samuel Cuervo para MILENIO Televisión.

Stu Velasco detalló que las autoridades de México exhortaron al gobierno de Guatemala a contribuir en la investigación, por lo que se llevó a cabo un operativo con la gente de la Interpol de Guatemala y policías de investigación criminal para aprehender a Duarte.

«En ese momento se contaba con una orden de aprehensión y con una alerta internacional y después de haber trabajado ciertos elementos de investigación e indicios de que él (Javier Duarte) se encontraba hospedado en ese hotel, se hace una operación para hacer un cerco estratégico y evitar que él pudiera irse de alguna forma», añadió.

Javier Duarte aseguró que pactó con mandos del gobierno de Enrique Peña Nieto para entregarse a las autoridades, a cambio de que no molestaran a su familia.

#Suave Patria

Sedena reconoce que 3 elementos de GN fueron detenidos por secuestro

Las fiscalías Antisecuestro del Estado de México y Guerrero dieron a conocer que los detenidos tenían secuestrado a un menor.

Por Redacción, 2019-07-16 21:07

México.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reconoció que tres elementos de la Policía Militar, adscritos a la Guardia Nacional, fueron detenidos por integrar parte de una banda de presuntos secuestradores que operaba en Huehuetoca, Estado de México.

Las fiscalías Antisecuestro del Estado de México y Guerrero dieron a conocer que los detenidos, activos en el nuevo cuerpo de seguridad nacional, tenían secuestrado a un menor que sustrajeron desde el pasado 18 de junio en la comunidad Molonga, municipio de Petatlán, Guerrero. El menor de 14 años de edad finalmente fue liberado.

Mediante un comunicado de prensa, la Sedena señaló que “tuvo conocimiento y participó desde un inicio de las investigaciones, coadyuvando con las autoridades civiles” en la recuperación del menor de edad y continuará en las investigaciones.

“La Sedena, bajo ninguna circunstancia tolerará acciones contrarias a la disciplina y al derecho, pero principalmente aquellas que atenten en contra de los ciudadanos del país, ni fallará al compromiso adquirido con todo el pueblo de México, de garantizar los objetivos de paz y seguridad establecidos en la estrategia de gobierno”, señaló la institución.

A decir de la Fiscalía Especializada de Secuestro del Valle de México y la Fiscalía Especializada Contra el Secuestro de Guerrero, dos de soldados detenidos pertenecen al 20/o Batallón de la Guardia Nacional y uno más al 19/o. Todos con sede en el Estado de México.

Se trata de Diana Paola “M”, de 23 años, soldado de la Policía Militar en activo; Atilano “M”, de 26; Jorge Luis “B”, de 25, identificado como cabo motociclista, en activo; y Everardo “S”, de 28 años, identificado como cabo en activo, quienes ya se encuentran a disposición de las autoridades mexiquenses.

#Suave Patria

Obesidad aumentó 4% en últimas 3 décadas entre las mujeres mexicanas

México sufre los dos rostros aparentemente opuestos de la inseguridad alimentaria: el hambre y la epidemia de sobrepeso.

Por Redacción, 2019-07-16 20:24

México.- La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) reveló que la obesidad entre las mujeres mexicanas aumentó 4% en las últimas tres décadas, debido a que los alimentos “frescos y nutritivos” se volvieron relativamente más caros que los productos ultra procesados e hipercalóricos que son importados desde Estados Unidos.

De acuerdo con un informe de la FAO, la humanidad sufre cada vez más la inseguridad alimentaria y toma dos rostros aparentemente opuestos: el hambre, que afecta actualmente a 820 millones de personas en el planeta, y la epidemia de sobrepeso y obesidad, que padecen más de 2 mil 400 millones de personas, entre ellas 171 millones de niños menores de nueve años.

En su reporte, el organismo detalló que 42.5 millones de personas en América Latina sufren subalimentación, principalmente por la situación que se vive en Sudamérica, donde el hambre aumentó de 4.6% en 2013 a 5.5% en 2018.

“El aumento en el hambre está estrechamente relacionado con la desaceleración económica general de la región. Las caídas en los precios de los productos básicos desde 2011 llevaron a un deterioro en las finanzas públicas de muchos países dependientes de la exportación de productos básicos”, puntualizó.

De igual manera, observó que en América Latina el desempleo urbano creció 1.6% desde 2015, y a la par se redujo el PIB, lo que afectó a las poblaciones más vulnerables e incrementó el número de pobres en la región: de 166 millones a 175 millones entre 2013 y 2015, equivalente a 28.1% y 29.2% de la población, respectivamente.