El Salvador-El presidente de El Salvador ha señalado a las pandillas como responsables del reciente aumento en las cifras de homicidios, lo que vuelve a confirmar la capacidad que tienen la MS13 y las dos facciones del Barrio 18 de revertir la curva de homicidios y tirar por la borda la versión de que el gobierno es el artífice de un país más seguro.

Desde el 24 hasta el 27 de abril, El Salvador registró 76 homicidios, o 19 muertes violentas diarias, según El Diario de Hoy. Ese número de homicidios está muy por encima del promedio de 3,5 muertes diarias registrado en lo que iba del año. De continuar la escalada, el país podría ver revertida la tendencia a la baja que hay desde 2015. El 28 y 29 de abril, no obstante, las cifras empezaron a descender de nuevo.

La ola de homicidios , que se presenta en medio del cierre casi total del país y del despliegue masivo de policía y ejército para hacer cumplir la cuarentena por coronavirus, llevó al presidente Nayib Bukele a tomar medidas drásticas contra las pandillas. El mandatario autorizó el uso de “fuerza letal” contra los pandilleros, de quienes dice que se aprovecharon que las fuerzas de seguridad están ocupadas en la respuesta para contener el virus.

“La policía y las fuerzas armadas deberán priorizar el resguardo de sus vidas, de sus compañeros y de los ciudadanos honrados”, escribió en un trino en Twitter. “El uso de la fuerza letal está autorizado para defensa propia o para la defensa de la vida de los salvadoreños”.

Las fuerzas de seguridad también implantaron medidas de línea dura contra los pandilleros en prisión, para quienes ordenaron aislamiento total. El director general de centros penales Osiris Luna Meza publicó imágenes donde se ve a pandilleros apiñados en masa y con las cabezas agachadas, las cuales han recibido una avalancha de críticas desde su publicación. También se mezcló a las miembros de las pandillas rivales en celdas comunes.