Ciudad de México.- Como parte de su oferta turística, Los Cabos, Baja California Sur, realiza recorridos en su desierto montañoso, dan vueltas en la playa sobre dromedarios y ofrecen viajes en cuatrimoto y tirolesa sobre la orilla del océano Pacífico.

En paquetes de entre mil y dos mil pesos, empresas como Wild Canyon Adventures incluye tours en vehículos todorerreno, tirolinas gigantes y columpios desde una altura de 90 metros.

“El parque tiene una oferta muy variada de atracciones y actividades para todas las edades y gustos super recomendables. En particular el salto del Bunge fue mi favorito porque es adrenalina pura”, comenta en TripAdvisor una de sus clientes.

Otra de las empresas que realiza recorridos en dromedarios es Cabo Adventures, en el rancho San Cristóbal; sus clientes son trasladados desde el centro Cabo San Lucas mediante autobuses de la propia empresa.

Ya en el rancho, los visitantes abordan vehículos todo terreno que los dirigen a los grandes corrales en los que se encuentran varios dromedarios.

Los dormedarios (Camelus dromedarius) tiene una sola joroba, pesan hasta 800 kilogramos y pueden viajar hasta 160 kilómetros por el desierto sin beber agua.

Tan sólo esa empresa cuenta con diez de estos animales, adquiridos a un rancho de Texas.

Los turistas, protegidos del sol con un casco recubierto por un velo de tela blanca, suben a sillas con capacidad para dos personas.

 La empresa Cabo Adventures ofrece nueve recorridos al día dependiendo de la temporada.