#Suave Patria

Así convivió Andrés Manuel con niños en Palacio Nacional

El presidente pidió a los menores de edad que no se olviden de ser buenos mexicanos y que sean felices.

Por Redacción, 2019-04-30 13:36

México. Notimex.- El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno trabaja para garantizar el bienestar de la niñez mexicana, para que sean felices y que nadie se quede sin alimentos, educación, salud, así como para que se erradique la pobreza en todo el país.

Al reunirse con niñas y niños de Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Puebla, a quienes felicitó por el Día del Niño y ofreció un desayuno en Palacio Nacional, dijo que como nunca, su gobierno otorgará 10 millones de becas para estudiantes de los niveles básico, intermedio y superior, así como en maestría y posgrado.

“Estamos procurando que se tenga derecho a la educación, que la educación no sea un privilegio sino un derecho de todos, por eso ahora se están otorgando becas como nunca había sucedido en la historia de México”, expresó el Ejecutivo federal, quien estuvo acompañado por los secretarios de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y de Educación Pública, Esteban Moctezuma, así como por su esposa Beatriz Gutiérrez Müller.

Posteriormente, y antes de darle la palabra a su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, pidió a los menores de edad que no se olviden de ser buenos mexicanos y que sean felices, pero que esa felicidad se dé no sólo este día, sino toda la vida.

También la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, felicitó a las niñas y niños y les dijo que independientemente de la profesión que estudien lo importante es que sean felices y alcancen sus sueños, e incluso expresó que quizá alguno de ellos podría regresar a Palacio Nacional ya como presidente o presidenta de México.

En su turno, el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma resaltó que la nueva escuela mexicana se centrará en que se desarrollen todos los talentos de las y los niños, incluidas las artes y el deporte.

Previamente, los pequeños desayunaron en el patio central de Palacio Nacional con el presidente López Obrador y su esposa, así como los titulares de Segob y de la SEP. Les sirvieron huevo, frijoles, quesadillas de maíz azul, además de jugo, chocolate y pan.

Algunos de los niños y niñas mostraron a los medios de comunicación las fotografías que se tomaron con el presidente López Obrador, y comentaron que estaban muy contentos por haber tenido la oportunidad saludar y conversar con él unos momentos.

Varios de ellos coincidieron en que su mayor preocupación es la violencia, que en muchas ocasiones los hace quedarse en casa, ante el temor de que les suceda algo. “A veces, no siempre, porque a veces hay personas que solo se te quedan viendo raro y no me dan tanta seguridad”, comentó Fernanda Santiago Margarito.

“Yo siempre quise que Obrador fuera presidente y también mi abuelito”, confesó Manuel Alejandro, de cuarto año de primaria, procedente de la escuela Benito Juárez, ubicada en Oaxaca, quien además destacó que pediría al Ejecutivo empleo para todos los padres de familia y educación y salud para todos los niños.

Durante la rueda de prensa algunos de los menores cabecearon, debido a que debieron despertar desde las 4:00 horas para llegar a tiempo al desayuno en el que fueron los invitados de honor por alcanzar los mejores promedios de su escuela.

Otros pequeños arribaron a la Ciudad de México desde ayer, con 15 horas de trayecto en autobús, procedentes de Zinacantán, Chiapas, a donde regresarán este miércoles.

#Suave Patria

AMLO critica a los refrescos y promueve bebidas tradicionales

El presidente reconoció a la ciudad de Oaxaca como “uno de los sitios con mayor tradición”, sobre todo en cuanto a gastronomía.

Por Redacción, 2019-08-19 16:24

México.- AMLO aprovechó su visita a Tlacolula en Oaxaca, para promocionar las bebidas típicas de la región, pues dijo son mucho más sanas, nutritivas y baratas que los refrescos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reconoció a la ciudad de Oaxaca como “uno de los sitios con mayor tradición”, sobre todo en cuanto a gastronomía.

Acompañado por el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat; el secretario de Salud, Jorge Alcocer y los directores del IMSS, Zóe Roble, como del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, el presidente departió junto con ellos tejate preparado en el lugar.

El presidente mexicano empezó a explicar que el tejate es una bebida de maíz con cacao muy similar al pozol o chilate, la cual forma parte de la dieta del IMSS Bienestar que se promueve en Oaxaca y se caracteriza por ser energética.

“¿Y qué, no nos vas a invitar?, le dijo AMLO a quien preparó el tejate.

López Obrador indicó que en el IMSS existe una orientación nutricional para combatir la obesidad, aprender a comer bien y menos comida chatarra, ponderando en su lugar la comida tradicional que se produce en los lugares de origen.

Una nutrióloga explicó que cuáles eran los platillos expuestos: el primero “higaditos” que se preparan con huevo, pollo y una salsa picosa; en segundo lugar “guías de flor de calabaza” preparadas con calabacitas tiernas, hojas de flor de calabaza y elote que se acompañan con un pedazo de tasajo; al final las tlayudas.

Además se preparó una salsa de gusanos de maguey y chapulines.

#Suave Patria

Ivonne Ortega se va del PRI, pero no de la política

Tras la derrota por la dirigencia del partido, la yucateca afirmó que decidió separarse de éste porque ya no la representa tras 29 años de militancia.

Por Redacción, 2019-08-19 16:21

México.- La expriista Ivonne Ortega, exgobernadora de Yucatán y contendiente para ocupar la presidencia del Partido Revolucionario Institucional señaló que “el triunfo de Alejandro Moreno como nuevo presidente del PRI, será juzgado por la historia y tendrán que aclararlo y responder los gobernadores que le dieron su apoyo”.

Tras la elección interna del fin de semana, la cual no le favoreció para ganar la presidencia del partido, dijo que decidió separarse de éste porque ya no la representa tras 29 años de militancia.

Al ser cuestionada sobre ¿por qué no renunció antes si veía venir que habría irregularidades?  Ivonne Ortega preciso que decidió dar la batalla porque estaba “convencida de que las viejas prácticas y mañas se habían terminado, y que la cúpula priista había entendido  que las irregularidades pueden garantizar ganar internamente,  pero no garantizan ganar un proceso constitucional”,  por ende siguió en el proceso, porque creyó que había la oportunidad de poder participar.

Denunció que hubo una total inclinación y sumisión de la comisión de procesos del PRI, apunto que incluso hubo una descarada caída del sistema para no permitir la sustitución de representantes en las casillas, por lo que más de mil no pudieron acreditarse y una cantidad similar fue impedida para vigilar casillas, toda vez que fueron presa de agresiones y amenazas.

Ivonne Ortega reconoció que reflexionó mucho sobre la intención de acudir ante la autoridad electoral para impugnar los comicios internos, pero decidió no hacerlo “en solidaridad a la militancia y para no causar mas daños”. Todavía ayer domingo, reconoció, dudó dejar las filas del Revolucionario Institucional, pero al ver los maltratos y vejaciones a sus representantes en casilla, fue necesario renunciar a la militancia.

La ex gobernadora de Yucatán reconoció que «fue una dolorosa separación, dura, pero la mejor decisión´», toda vez que desde la edad de once años inició sus labores en el PRI, repartiendo propaganda y hasta pintando bardas.

Descartó que se trate del fin de su carrera política, pero índico: “tengo que vivir mi etapa de duelo, no es fácil tener que vivir el duelo”; aseguró que las causas siguen intactas, por lo que seguirá desde la sociedad civil trabajando porque urgen contrapesos, y sentenció : “no me alejo de la política,  pero hoy lo hago desde la sociedad civil por las causas que me han movido siempre».

#Suave Patria

Feminicidios, una pandemia social que no indigna a México

Hasta ahora nos hemos conformado con la estadística, con las cifras y porcentajes que sí arrojan datos, pero enfrían el fenómeno. Lo alejan de la condición humana.

Por Lucía Deblock, 2019-08-19 15:07

México.- ¿Cuántas mujeres asesinadas y violentadas necesita México para indignarse?

México ha sido incapaz de garantizar el derecho a la vida de las mujeres, tal como lo establece la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 2009; particularmente el reconocimiento del feminicidio se ha convertido en una lucha desigual entre los familiares de las víctimas y las autoridades.

Primero fue Ciudad Juárez, donde una mujer murió cada 20 horas. Después, el horror se trasladó a Ecatepec, pero todo México ha sido territorio fértil para la violencia feminicida que arrasa con su olor a muerte e impunidad1.

Las confesiones de asesinos seriales de mujeres no han sacado de la indiferencia a ningún mexicano ni han propiciado ningún tipo de estudio psicosocial que pretenda esclarecer y atacar las causas más profundas, además de las obvias, como la cultura machista y la impunidad. Hasta ahora nos hemos conformado con la estadística, con las cifras y porcentajes que sí arrojan datos, pero enfrían el fenómeno. Lo alejan de la condición humana.

Tal es el caso de un matrimonio que confesó haber desaparecido al menos a 10 mujeres, con lujo de violencia, en los alrededores de Ecatepec. O de la pandilla conformada por al menos 3 menores de edad que han confesado 15 muertes de jóvenes mujeres -también en el Estado de México- y que este año serán liberados, cuyas confesiones ayudaron a identificar a las víctimas, sin duda importante, pero no abonaron al esclarecimiento del patrón sistemático y psicológico del delito.

Uno de los principales argumentos de los estudios que analizan la violencia como un problema de salud pública sostiene que ésta se propaga de forma parecida a una enfermedad. Eso explica la incidencia feminicida al alza en Tecámac y Teotihuacan, colindantes con Ecatepec.

Según la ONU, América Latina es el lugar más letal para las mujeres fuera de una zona de guerra. Las cifras que registra el organismo advierten de que en 2017 murieron 2.559 víctimas de la violencia por su calidad de mujer, pero estos números no incluyen a Colombia ni a nuestro país. Sólo en México se cometieron 671 feminicidios durante ese año. Pero en 2018, fueron asesinadas 3,663 mujeres.

Sin embargo, como hemos mencionado anteriormente en este espacio, las irregularidades en la tipificación del delito de feminicidio son notables, por lo que no sería extraño que las cifras oficiales sean inferiores a las reales.

Además, la impunidad que rodea este tipo de casos es indignante: sólo el 10% de los casos han recibido una sentencia condenatoria.

De acuerdo al último informe sobre violencia de género del INEGI, los datos muestran que las mujeres son asesinadas con mayor violencia y saña, también fue notorio que se utilizaron medios que producen mayor dolor y prolongan el sufrimiento antes de morir. A lo anterior, podríamos considerar los testimonios de familiares que dan cuenta de la enorme violencia que acabó con la vida de sus familiares y amenaza todos los días a las mujeres mexicanas.

De acuerdo a la experiencia de los familiares, las autoridades tienden a reducir la violencia feminicida a un problema de violencia doméstica y basan sus análisis en apreciaciones subjetivas, como prostitución, venta de drogas o incluso ligan los asesinatos a la situación sentimental de la víctima y a la falta de valores.

Esta información es la que debería sacudir a México.

1.-http://internet.contenidos.inegi.org.mx/contenidos/Productos/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/nueva_estruc/702825188436.pdf