México.- El pasado miércoles la Cámara de Diputados de México tomó la polémica decisión de aprobar la creación de la Guardia Nacional, un cuerpo destinado a combatir la violencia en México.

Aunque la decisión fue enviada ahora al Senado, donde será discutida y votada en los próximos días, su aprobación definitiva parece inminente dado que Morena, el partido del presidente, controla ambas cámaras.

La guardia nacional es un cuerpo élite militar propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador que tendrá la misión de proteger a México de las diferentes formas de violencia que se han disparado.

El mismo Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien propuso el proyecto en noviembre del año pasado, explicó que el organismo estará adscrito a la Secretaría de la Defensa y bajo sus alas en materia operatividad.

Los aspectos administrativos de la institución estarán bajo el mando de la Secretaría de Seguridad Pública. La Guardia Nacional estará conformada por miembros de la Policía Federal, Naval y Militar.

Distintos medios han informado que el Gobierno de México ya empezó a difundir anuncios para reclutar efectivos y que al parecer serán 50.000. Los efectivos serán formados en procedimientos policiales, perspectiva de género, derecho penal y derechos humanos, entre otros.

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, aseguró que el nuevo cuerpo no estará operativo al 100% hasta 2021.

En un principio, los guardias nacionales serán desplegados en 150 regiones de riesgo. El medio Animal Político aseguró que con el tiempo, su presencia se ampliará hasta un total de 266 áreas, la mitad de las cuales se ubican en ocho estados que incluyen al Estado de México y a Veracruz.

La decisión le ha traído toda suerte de críticas al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) debido a que, antes de ser elegido como presidente, AMLO se había comprometido a retirar a las fuerzas armadas.

Pese a ello, el organismo quedará precisamente adscrito a la Secretaría de la Defensa y bajo sus riendas en cuanto a lo operativo, según explicó AMLO en una rueda de prensa hace poco.

Una de las primeras organizaciones en reaccionar ante la iniciativa de AMLO fue Humans Rights Watch, cuyo director para las Américas, José Miguel Vivanco, expresó “López Obrador hereda una catástrofe de derechos humanos que ha sido causada, en gran medida, por la militarización de la seguridad pública en el país. Al redoblar la apuesta de esta estrategia fallida, comete un error colosal que podría frustrar cualquier esperanza de poner fin a las atrocidades que tanto sufrimiento han causado en México en los últimos años”.

Incluso, en ocasiones anteriores el mismo Vivanco pidó a AMLO reconsiderar la creación de este "cuerpo de élite". “Instamos a López Obrador a reconsiderar esta política desacertada y potencialmente desastrosa”, destacó el directivo.

"Lo que principalmente hace esta iniciativa es militarizar al país y no solo eso, la constitucionalizan. No solo entran en esta congruencia que por más de 12 años estuvieron manifestando con su frase célebre además "Abrazos, no balazos" y hoy vienen a hacer todo lo contrario", coincidió la diputada Lizbeth Mata Lozano del partido Acción Nacional.

Por su parte, la diputada Verónica Juárez, del Partido de la Revolución Democrática aseguró que "es irresponsable porque es una medida permanente que da facultades al ejecutivo federal que permanecerá después dela conclusión del mandatario en turno".

Mientras tanto, el diputado Pablo Guillermo Angulo Briceño defendió el proyecto. "En el PRI votaremos por la creación de la Guardia Nacional porque iremos a favor de todo aquello que regrese la tranquilidad y la seguridad a los mexicanos".

Para lograr la mayoría cualificada que requería el proyecto para ser aprobado, Morena sacó la votación con apoyo del PRI, partido que aceptó los términos propuestos por Morena, pero con algunas modificaciones.

Precisamente, horas después de su aprobación, el mismo AMLO aseguró no estar satisfecho con los cambios que el proyecto sufrió y pidió a sus legisladores en el Senado revertir dichas modificaciones aprobadas ayer.