México.-Si crees que cuando terminas con tu pareja es imposible que puedan volver a llevarse bien y coexistir pacíficamente, Jennifer Aniston tiene algo que decirte: siempre es posible llevarte bien con tu ex. Así lo ha demostrado la estrella de Friends, quien ha hecho algo más que civilizado en su cumpleaños número 50.

Fiesta de Cumpleaños

Todo empezó cuando Jennifer decidió celebrar su cumpleaños número 50 con una súper fiesta en el Sunset Tower de Los Ángeles. A ella invitó a su familia y a muchas estrellas de Hollywood que se han convertido en sus amigos a lo largo de los años. Como era de esperarse, prensa y paparazzis acudieron con la esperanza de tener más detalles, pero el acceso restringido y bien custodiado del evento se los hizo imposible.

Invitados

Todo iba normal, o tan normal como puede serlo la fiesta de cumpleaños de una super estrella. Al evento comenzaron a llegar famosos como Reese Witherspoon, Kate Hudson, Gwyneth Paltrow, Robert Downey Jr., Jason Bateman, Katy Perry y Orlando Bloom entre otros. Cuando parecía que lo más interesante iba a ser que Katy y Orlando llegaron juntos en motocicleta, apareció…

El ex

Brad Pitt, con quien Jennifer estuvo casada por siete años antes de que el actor conociera a Angelina Jolie, llegó a la fiesta número 50 de la actriz de friends. El protagonista de World War Z ingresó rápidamente al recinto para evitar ser captado por los fotógrafos e intentó disimular su presencia con una gorra, pero ya era tarde, el mundo sabía que se había presentado al evento.

Lee: Fotos inéditas de la nueva película de Tarantino con Brad Pitt y Leonardo DiCaprio

Buenos amigos

Aunque a más de uno les golpea el hígado escuchar sobre Brad y los años que fue feliz junto a Angelina, o ver que Jennifer “no ha logrado encontrar al hombre de sus sueños y tener una familia”, lo cierto es que ambos son buenos amigos y desean lo mejor para el otro. A Jenn no le molesta en lo absoluto la felicidad de Brad ni tampoco se siente cómoda con la perspectiva que muchos fanáticos tienen sobre su vida tras el divorcio, pues ella se siente más que feliz consigo misma, casada o no, con o sin hijos.

Al parecer la noche de Jennifer fue estupenda, pues pasó un gran cumpleaños rodeada de gente a la que aprecia, Brad incluido. Aniston y Pitt son la evidencia de que puedes amar a alguien, terminar con él y aun así ser excelentes amigos.