#Ciencia y tecnología

Así se solidifican las estrellas después de su muerte

Durante las observaciones, los científicos apreciaron que estas enanas blancas en proceso de cristalización formaban un grupo separado.

Por Redacción, 2019-01-14 09:28

México, (Notimex).- Mediante datos de la misión de astrometría espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), un grupo de científicos reveló por primera vez el proceso de solidificación de las enanas blancas, restos de estrellas como el Sol tras su muerte.

Una vez que esos cuerpos celestes y brillantes han consumido el combustible nuclear de su interior, expulsan sus capas exteriores y dejan un núcleo caliente que comienza a enfriarse, indicó la ESA.

Los restos ultradensos continúan con la emisión de radiación a medida que se enfrían y son visibles en forma de objetos tenues. Se calcula que 97 por ciento de las estrellas de la Vía Láctea se convertirán en enanas blancas; los astros más masivos se terminarán convirtiendo en agujeros negros.

Para el desarrollo del estudio, los astrónomos analizaron más de 15 mil candidatos a remanentes estelares observados por Gaia en un radio de 300 años luz de la Tierra.

Durante las observaciones, los científicos apreciaron que estas enanas blancas en proceso de cristalización formaban un grupo separado.

“Se observó una acumulación de enanas blancas de ciertos colores y luminosidades que, por lo demás, no tenían que ver en términos de evolución”, dijo el autor principal del artículo, Pier-Emmanuel.

Identificaron que no se trataba de una población distintiva de enanas blancas, sino del efecto del enfriamiento y la cristalización predichos hace 50 años”, agregó.

El calor liberado durante la cristalización, que dura miles de millones de años, parece ralentizar la evolución de las enanas blancas.

Las estrellas muertas dejan de atenuarse y, en consecuencia, parecen hasta 2 mil millones de años más jóvenes de lo que son. Esto, influye la comprensión de los agrupamientos estelares de los que forman parte estas enanas blancas.

“Las enanas blancas se solían emplear para calcular la edad de poblaciones estelares, como cúmulos estelares, el disco exterior o el halo de nuestra Vía Láctea”, advirtió Pier-Emmanuel.

Ahora, agregó, tenemos que desarrollar modelos de cristalización mejores para obtener estimaciones más precisas de la edad de estos sistemas.

De acuerdo con la ESA, al Sol le quedan cerca de 5 mil millones de años antes de transformarse en una enana blanca, y los astrónomos calculan que tardará otros 5 mil millones de años más en enfriarse hasta convertirse en una esfera cristalizada.

#Ciencia y tecnología

Estudio reciente revela que la Antártida se derrite más rápido que nunca

De ser ese el caso, para el 2100, el nivel del mar se elevaría 1.8 metros, inundando varias ciudades costeras y matando a millones de personas, según algunos científicos.

Por Redacción, 2019-01-16 11:50

México.-Las masas de hielo de la Antártida se derriten más rápido que nunca, según un estudio reciente.

Se llegó a esta conclusión a partir de la evaluación más larga de la historia de las masas de hielo de esa región, se analizaron los cambios de 40 años, desde 1979. La información se obtuvo a partir de fotos aéreas de alta resolución tomadas tanto por aviones de la NASA como por satélites de diversas agencias espaciales.

De acuerdo con la investigación, publicada en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), el hielo se derrite seis veces más rápido, lo que tiene una consecuencia muy preocupante para los expertos: el aumento del nivel del mar.

De hecho, según Eric Rignot, uno de los autores del estudio, el nivel del mar ha aumentado 1.4 metros en 38 años; además señala que el ritmo de crecimiento será mayor con los años. De ser ese el caso, para el 2100, el nivel del mar se elevaría 1.8 metros, inundando varias ciudades costeras y matando a millones de personas, según algunos científicos.

“Esta región es probablemente más sensible al cambio climático de lo que se creía y es importante saberlo porque contiene más hielo que la Antártida Occidental y la Península Antártica juntas”, explicó Rignot.

#Ciencia y tecnología

Hay vida en lago sepultado por un kilómetro de hielo: estudio

Mercer es uno de 400 lagos que se hallan debajo del hielo de la Antártida.

Por Redacción, 2019-01-16 11:45

México.-Un equipo de especialistas logró tomar muestras de agua líquida de un lago que quedó enterrado bajo una gruesa capa de hielo.

Los investigadores del proyecto Acceso Científico a los Lagos Subglaciares Antárticos (SALSA, por sus siglas en inglés), lograron hallar vida en muestras de agua líquida de un lago escondido debajo de al menos un kilómetro de hielo.

El lago Mercer, en la Antártida, se encuentra oculto por un glaciar rodeado por una zona reconocida mundialmente por encontrarse en uno de los entornos más extremos en todo el planeta.

Tras perforar el hielo de más de un kilómetro de espesor, los especialistas lograron sacar agua en la que al menos 10 mil células bacterianas por mililítro sobreviven.

Según John Priscu, profesor de ecología polar de la Universidad de Montana, en Estados Unidos, y líder de la misión, tal número de bacterias representa una gran cantidad para las masas de agua que permanecen cubiertas por una capa de hielo a la que la luz del Sol no puede llegar.

Si bien 10 mil células por mililítro es tan solo el 1% de las que se encuentran, por ejemplo, en el océano abierto, este número sigue siendo alto tomando en cuenta que el agua en la que viven se encuentra casi al punto de la congelación.

Algunos especialistas han mostrado su entusiasmo respecto a la vida hallada en el lago Mercer, ya que creen que si hay bacterias, entonces también podrían existir otras formas de vida más avanzadas, como animales microscópicos.

También creen que si hay vida en el lago, entonces podría haberla en la inhóspita superficie (o en las profundidades) de Marte o incluso en la de las lunas congeladas de Júpiter y Saturno.

Los científicos esperan continuar su exploración en los próximos meses.

El lago Mercer mide aproximadamente 160 kilómetros cuadrados y fue descubierto hace más de diez años a través de imágenes satelitales, pero solo hasta ahora pudo ser explorado.

Este lago es del tipo subglacial activo y se encuentra debajo de la llanura helada de Whillans, al occidente de la Antártida.

Mercer es uno de 400 lagos que se hallan debajo del hielo de la Antártida.

#Ciencia y tecnología

Descubren patrón en las nubes de Venus

Este estudio reveló la estructura de vetas gigantes en la escala planetaria se forma a partir de dos tipos de fluctuaciones atmosféricas.

Por Redacción, 2019-01-16 10:59

México, (Notimex).- Un grupo de científicos japoneses identificó una estructura de vetas gigantes entre las nubes que cubren a Venus, mediante la observación de la nave espacial Akatsuki, de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA, por sus siglas en inglés).

El grupo dirigido por el profesor de la Universidad de Kobe, en Japón, Hiroki Kashimura, también reveló los orígenes de dichas estructuras mediante simulaciones climáticas a gran escala.

Para el desarrollo del estudio de los fenómenos atmosféricos de Venus, la JAXA puso en órbita del planeta la sonda Akatsuki, dotada de una cámara infrarroja “IR2”, capaz observar la morfología de las nubes ubicadas a 50 kilómetros de la superficie.

El grupo de investigación también realizó un programa llamado AFES-Venus para calcular las simulaciones de la atmósfera de Venus y así reforzar los datos de la nave espacial Akatsuki.

A pesar de que este tipo de simulaciones numéricas tienen un gran valor científico, las gruesas nubes de ácido sulfúrico de Venus dificultan la precisión de los estudios, destacó la JAXA en su página de internet.

Este estudio comparó datos observacionales detallados de los niveles de nubes más bajas de Venus tomadas por la cámara IR2 de Akatsuki con las simulaciones de alta resolución del programa AFES-Venus.

Durante el estudio la sonda espacial observó una serie de rayas gigantes casi simétricas en los hemisferios norte y sur, las cuales se extienden en diagonal a casi 10 mil kilómetros de ancho, fenómeno denominado por los científicos como estructura de racha a escala planetaria.

La JAXA explica que este tipo de modelos no han sido vistos en la Tierra, por ello, se podría tratar de un evento atmosférico exclusivo de Venus. De este modo, los científicos usaron el AFES-Venus, para reconstruir el patrón.

Mediante el análisis de los resultados de la simulación de AFES-Venus, el equipo reveló que el origen de dicha estructura de racha gigante, es un fenómeno relacionado con el clima cotidiano de la Tierra, conocido como corrientes de chorro polar.

Este fenómeno genera en las latitudes medias y altas de la Tierra, una dinámica de vientos a gran escala que forma ciclones extratropicales, sistemas migratorios de alta presión y corrientes de chorro polar.

Los resultados de las simulaciones arrojaron que funcionaba el mismo mecanismo en las capas de nubes de Venus, esto sugiere que las corrientes en chorro pueden formarse en latitudes altas.

Este estudio reveló la estructura de vetas gigantes en la escala planetaria se forma a partir de dos tipos de fluctuaciones atmosféricas (ondas), inestabilidad baroclínica y corrientes de chorro.