Chilpancingo, Guerrero.- El gobernador Héctor Astudillo Flores confió que la detención de Santiago Mazari Hernández “El Carrete”, disminuirá la incidencia delictiva en la zona Centro de Guerrero.

En entrevista en San Marcos, el mandatario refirió que el interés del jefe criminal era tener el control en algunas partes del estado, por lo que su detención se verá reflejada en la disminución de violencia.

Señaló que las autoridades correspondientes, mantienen un investigación sobre objetos que traían consigo el grupo criminal, dado que serían “materiales delicados” que se han confiscado.

Tras la detención de Mazari Hernández, 112 personas abandonaron diversos pueblos ubicados en la sierra de Leonardo Bravo y el General Heliodoro Castillo. De ese grupo de personas, cuatro fueron puestos a disposición de las autoridades.

El obispo Salvador Rangel Mendoza reveló la semana pasada que había el intento de algunos grupos criminales de otros estados, de irrumpir a Chilpancingo.