Chilpancingo, Guerrero.- Tras el asesinato de seis policías estatales en la región Norte de Guerrero, el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, pidió a fuerzas de seguridad, tanto estatal como federal, "cerrar filas, para enfrentar a este grupo delincuencial y sin duda cometió un acto cobarde".

En un mensaje durante la actualización de datos del coronavirus en Guerrero, el mandatario condenó el ataque contra policías, en los límites de Tetipac y Taxco de Alarcón, y afirmó que se trató de una emboscada y no un enfrentamiento.

"Quiero aprovechar para expresar por este conducto mi solidaridad, mi pésame, a toda la Secretaría de Seguridad, a toda la Policía del Estado, y por supuesto a todos los familiares de los policías que les fue arrebatada la vida de manera cobarde el día de ayer en un lugar cercano a Tetipac, en la zona Norte".

"Reprobamos contundentemente este hecho que no tiene justificación. El gobernador del estado reprueba contundentemente esta acción y hace un llamado a todas las fuerzas, federales y locales, a cerrar filas para enfrentar este grupo delincuencial que sin duda cometió un acto cobarde", manifestó.

Ayer en un comunicado oficial, el gobierno de Guerrero responsabilizó de la emboscada a Roberto Carlos Zagal "El Pelón", líder de un grupo armado, al servicio de La Familia Michoacana, que dirige Johnny Urtado Olascoaga "El Pez".

Ese mismo grupo, fue señalado como el responsable del ataque a paramédicos de la Cruz Roja Mexicana en 2018, en las inmediaciones de la localidad San Juan Tenería, en Taxco, mientras llevaban ayuda humanitaria.

En su mensaje, Astudillo Flores finalmente mandó este mensaje "a todas esas personas que se dedican hacer el mal, deben tener muy presente que tarde que temprano la justicia les va a llegar".