Guerrero.- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, reconoció su responsabilidad de evitar más confrontaciones entre grupos que operan en Chilapa, y que orillaron a un grupo de 19 niños a tomar las armas en días pasados.

En una gira de trabajo en los poblados de Alcozacán y el Jagüey, municipio de Chilapa, donde operan guardias armadas contrarias que se acusan mutuamente de generar violencia, el mandatario priista hizo un llamado a la paz.

En días pasados el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, manifestó sobre el tema de los niños comunitarios que "debería darles vergüenza", a quienes armaron a los menores de edad, quienes anunciaron que se defenderán del grupo delictivo de Los Ardillos.

Al respecto, Héctor Astudillo, respondió "lo que creo que hay que buscar entre todos, que los niños no hagan lo que hicieron (armarse), por eso es la razón por la que estoy aquí".

"Yo no me voy a meter en problemas, trataré de hacer mi trabajo, vengo con el mejor de los ánimos, organizamos toda una amplia de acciones para actividades de niños, jóvenes y mujeres, el tema aquí es estar y nosotros vamos a estar en todas partes. Mi llamado es a la paz a todos y mi responsabilidad es evitar que se sigan haciendo daño con las agresiones a su integridad", manifestó el mandatario.

Finalmente, consideró que lo más importante, para su gobierno es que se restituya la paz y que "cambie de ruta" la acción de los niños en era región de Guerrero.

De acuerdo con la percepción del priista, resarcir la acción de los niños se hará entregando computadoras, y llevando talleres para que aprendan a pintar y tocar un instrumento musical, actividades que llevaron a esa zona.