Guerrero.- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, reprobó la presencia de civiles encapuchados con armas largas durante su gira de ayer en Chilapa y reclamó que medios de comunicación no fotografiaran ese evento.

Entrevistado en Chilpancingo, el mandatario priista dijo que "no es posible que estuvieran ahí en frente", en relación a un grupo de presuntos guardias comunitarios presentes en su evento.

Ayer, Astudillo Flores visitó las localidades de Alcozacán y El Jagüey, municipio de Chilapa, pueblos que mantienen presencia de policías comunitarias contrarias, y que en los últimos años se han acusado mutuamente de enfrentamientos y asesinatos.

En el primer evento, un grupo de presuntos policías comunitarios de la CRAC, quienes tenían el rostro cubierto, vigilaron la zona; al menos uno de ellos portaba un arma larga.

"Estaban ahí, ¿no los vieron?, ¿o hacen como que no lo vieron?", cuestionó el gobernador a medios de comunicación

Sin embargo, al preguntarle el por qué entonces no fueron desarmados, al tratarse de armas fuera de la ley, respondió "¿Yo los voy a desarmar en ese momento?".

"Esas armas están fuera totalmente de lo permitido, a mí me extraña que no le sacaron foto, esas cosas que no debes hacer en Guerrero y en el país", dijo el mandatario.

También detalló que "no alcanzo a entender qué tipo de arma es" y reprochó nuevamente la presencia de este tipo de figuras en su evento ayer en Chilapa.