México.- El gobernador Héctor Astudillo Flores asistió a la presentación de la edición 47 del Festival Cervantino en Guanajuato, pues habrá cartelera guerrerense en el encuentro cultural más importante de América Latina, sin embargo, la Secretaría de Cultura Guerrero este año, pretextando la austeridad impuesta por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, canceló las becas PECDA, así otros programas culturales locales.

Un verdadero baño de cultura se dio el ejecutivo estatal, junto a su esposa, Mercedes Calvo, que lo único que resaltaron fue la trillada relación que hay entre Guerrero y Guanajuato por el movimiento de Independencia.

En palabras de Astudillo Flores, "lo que Miguel Hidalgo y Costilla inició en Dolores, Hidalgo, en 1810, un seguidor de él, José María Morelos y Pavón, culminó en Chilpancingo con los Sentimientos de la Nación".

Y, mientras se desalienta a la cultura en el estado y se ignora a los artistas locales, el ejecutivo señaló que esta oportunidad abre un espacio para que artistas, danzantes, artesanos y cocineros, sí, la crema y nata del folclor de Guerrero, muestren lo que es este estado.

Aprovechando el espacio, Astudillo le envió saludos y agradecimientos a la otrora incompetente que dirige la Secretaría de Cultura Federal, Alejandra Frausto, que no dejó nada alentador cuando llevó los rumbos de la Cultura en Guerrero.

Otro comentario a destacar del gobernador de Guerrero es que, mientras invisibiliza a las decenas de familias desplazadas por la violencia en la sierra guerrerense, parafraseó al extinto Kofi Annan, quien aseveró que el siglo XXI sería el siglo de las migraciones, "que veríamos en el mundo como se movían hombres y mujeres de un país a otro, buscando mejorar sus condiciones de vida"; y vaya que urge que el gobierno estatal atienda las precarias y violentas condiciones de vida de los pobladores de la Sierra de Guerrero.