México.- Por la falta de respuesta de funcionarios estatales y la cerrazón del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, concesionarios del sistema de transporte Acabús protestaron en Casa Guerrero y el Palacio de Gobierno en Chilpancingo.

Desde las 10 de la mañana concesionarios del Acabús arribaron a la avenida Circunvalación, frente a Casa Guerrero, y solicitaron una audiencia con el gobernador de Guerrero, en respuesta policías estatales les cerraron las puertas.

Ante la cerrazón oficial, los manifestantes se trasladaron al Palacio de Gobierno en Chilpancingo para presionar a las autoridades, no obstante, la respuesta fue la misma; policías cerraron las vallas de acceso.

La demanda principal de los concesionarios es que el gobierno de Guerrero pague por las unidades que salieron de servicio, por la llegada del Acabús, tal y como prometió el gobernador priista, Héctor Astudillo.

"El gobernador se comprometió a que 30 días después de que entrara Acabús nos iban a pagar por las unidades, ya pasaron 38 meses y no se nos ha pagado nada", reclamó Alberto Mojica, uno de los afectados.

De acuerdo con los manifestantes, el gobernador ya había dado la orden de dar los pagos pero estos no se han realizado por la ineficacia de sus funcionarios, sin embargo el mandatario priista tampoco ha accedido a darles una audiencia.