Guerrero.- Sin estrategia y sin control, así enfrenta el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, la pandemia del covid-19, que hasta el día  de hoy suma 3 mil 261 casos confirmados acumulados, lo que mantiene a la entidad en máxima alerta del semáforo rojo.

El día de ayer, el gobernador Astudillo hizo un desesperado llamado a los guerrerenses en su cuenta de Twitter, en donde se lamenta de que sigan llegando a los hospitales pacientes contagiados de covid, en estado de gravedad.

En este mensaje, el gobernador desesperado, se queja de que los casos siguen aumentando y que la movilidad en la entidad no disminuye, por lo que suplica a sus ciudadanos que tomen en serio al covid y que se queden en casa.

Pero a diferencia de otros mandatarios, como el gobernador de Chihuahua, que dividió en dos regiones su entidad: la región Chihuahua, en donde se presenta un menor de contagios, y la región Juárez, con una tasa alta de contagios, lo que le permitirá manejar diferentes semáforo y abrir actividades de acuerdo a las condiciones de cada uno de los municipios; simplemente a Héctor Astudillo no se le ha ocurrido tal cosa, o alguna otra estrategia para aminorar contagios.

El día de hoy en su cuenta de Twitter, el mandatario volvió a insistir que los guerrerenses se queden en casa para reducir la curva de contagio, “por favor tómalo en serio ya”, regaña el gobernador a sus gobernados.

Astudillo informa también, a través de la misma plataforma, que tuvo una videoconferencia con alcaldes de municipios con vocación turística y que coincidieron en que “una apertura precipitada puede traer nuevos brotes” y que seguirán trabajando para lograr pasar al semáforo naranja.

Sin embargo, en esa reunión virtual nada se dijo que cuáles serán las estrategias para lograr pasar al color naranja. Hasta el momento solo se ha visto la repartidera de despensas y un anuncio de condonación de impuestos a empresarios, anunciado hecho a principios de la pandemia.

La pregunta es ¿por qué no disminuye la movilidad en Guerrero? La respuesta puede ser simple: porque nadie respeta ni hace caso al gobernador, ni a los presidentes municipales, como en el caso de Acapulco, donde la gente no aceptó el Hoy no circula y tampoco acepta cerrar los negocios no esenciales.

Entonces, sin estrategia, sin respeto, sin apoyos económicos reales, sin una plan claro para empezar a abrir los destinos de playas, que sostienen la economía en la entidad, no se ve cómo ni cuándo Guerrero saldrá de esta crisis.