Guerrero.- Se trató de un "homicidio doloso", afirmó el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, por el caso de los 10 músicos indígenas asesinados y calcinados en dos camionetas en la carretera Mexcalcingo-Tlayelpa, en el municipio de Chilapa.

En un encuentro con medios de comunicación en Chilpancingo, el mandatario dio a conocer los últimos detalles del caso de los 10 asesinados en Chilapa, presuntamente a manos de un grupo delictivo que operan en la región Centro del estado.

El día de ayer, en sus redes sociales, el secretario general de gobierno, Florencio Salazar Adame, manifestó que no se hallaron disparos de arma de fuego ni en la camioneta ni en los cuerpos, deslizando que se trató de ver como un accidente lo ocurrido en Chilapa.

"Las investigaciones nos llevan a concluir, a primera vista, que sin dudas esto fue un homicidio doloso, no hay certeza en dónde se cometió, pero de lo que sí hay certeza es que encender los vehículos y lanzar al precipicio fue totalmente intencional", indicó Héctor Astudillo.

En este mismo tema, el mandatario manifestó que esta mañana se reunió la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz para dar seguimiento al tema de los 10 cuerpos.

Ayer, cinco de los 10 músicos indígenas asesinados fueron entregados a familiares y el día de hoy se tendrá un encuentro con el resto de familiares para dar a conocer si existe manera de identificar al resto de las víctimas –que de acuerdo con fuentes de seguridad, presentan quemaduras que hacen imposible reconocerlos–.

En su intervención, el fiscal general de Guerrero, Jorge Zuriel de los Santos, detalló que la reunión con las familias tendrá el objetivo de dar apoyo.

"El día de hoy también tenemos, posterior a esta reunión, entrevistas con las otras cinco familias, para que demos la orientación jurídica y se puedan entregar los cinco cuerpos restantes ya que estamos acabando los dictámenes correspondientes", indicó el fiscal.

El día de hoy por la tarde, en Alcozacán serán sepultados los cinco músicos que ya fueron entregados a sus familias, sin embargo continúan los bloqueos carreteros en el tramo Chilapa-Hueycantenango, para exigir que se entreguen el resto de los cuerpos.