Con información de Elibeth de Nicolás, Andy García

Integrantes del Consejo de Juristas de Guerrero atacaron al gobernador y defendieron al fiscal general del estado haciendo eco de una nota de la agencia informativa de la revista Proceso, que publicó una supuesta conversación entre su secretario particular y el director de Comunicación Social, Manuel Jaimes y Arturo Solís, respectivamente, en la que presuntamente instruye al jefe de prensa a explotar la desaparición de médicos para desviar la atención en torno a la nómina gubernamental.

Los juristas, en una conferencia de prensa, piden al gobernador Rogelio Ortega Martínez “no difamar a la noble institución, de buena fe, que es la Fiscalía General del Estado con quien tuvimos un dialogo directo y nos explicó los avances que tienen en las diferentes averiguaciones previas”, dijo Jesús Lemus Beltrán.

En su rueda de prensa, los abogados dirigentes a su vez de varias agrupaciones, no repararon en elogios y en señalar que la Fiscalía General requiere de recursos para realizar su trabajo y que las acciones del mandatario estatal, en lugar de ayudar al fiscal entorpecen y afectan su labor.

Salomé Gutiérrez Aguirre, presidente de la Barra de Abogados de Acapulco; Jesús Antonio Lemus Beltrán, vice presidente del Colegio Mariano Otero; Juan Luis Juárez, vicepresidente del Colegio de Abogados Penalistas del Estado de Guerrero y Alfonso Treviño Morales, del Colegio de Abogados Masones, exhortaron al gobernador Rogelio Ortega a resolver el problema de nepotismo en su mandato y deje trabajar a la fiscalía, la cual salvaguarda el estado de derecho de los guerrerenses.

Los abogados se refirieron al seguimiento informativo de la revista Proceso, en la que se señala que el Ejecutivo estatal infló la nómina con asesores, y una supuesta conversación entre su secretario particular, Manuel Jaimes, con el director de Comunicación Social, Arturo Solís, en la que el primero le instruye al segundo de explotar más el tema de los médicos desaparecidos en la zona rural de Acapulco, poniendo en tela de duda el trabajo de la fiscalía sobre las pruebas de ADN.

“Esto es una distracción que pone en riesgo la procuración de justicia –dijo Lemus Beltrán--, ante los hechos de corrupción y de nepotismo del gobierno de Rogelio Ortega, y resulta que el propio gobernador pone en duda a una institución tan noble y de buena fe como es la fiscalía. Nosotros tuvimos un dialogo con el fiscal, nos explicó los avances de las diferentes averiguaciones de delitos graves, que han trastocado la estabilidad social de Guerrero”.

Agregó que al poner en tela de juicio a la dependencia, “ocasionan una cortina de humo, un distractor, hacia los verdaderos hechos que causan vergüenza, que hay gente que esta cobrando doblemente, y que hay familiares que cobran pero no trabajan”.

Alfredo Pérez Zárate, dijo: "Nosotros creemos que el gobernador comete error tras error que traen consecuencias graves para Guerrero, porque después de que se filtrara información de que tiene a familiares y amigos en la nómina de la administración estatal, ahora busca crear distractores con poner en cuestionamiento la labor de la Fiscalía General del Estado, cuando sabemos que trabajan con limitaciones y que la mayoría del presupuesto se va en sueldos y prestaciones".

Añadió que los diputados deben analizar la situación de la fiscalía, “no poner en el banquillo de los acusados a Godínez Gómez, quien ha demostrado ser un funcionario trabajador y que ha resuelto el caso de los cuatro profesionistas desaparecidos, cuyos familiares se niegan a aceptar los resultados oficiales, los cuales han sido contundentes", señaló Pérez Zárate.

Agregó que el gobernador no tiene seriedad al atacar a la fiscalía que es la responsable de procurar justicia, esto, indica, genera incertidumbre.