El gobernador Rogelio Ortega Martínez negó que durante su administración se retrase y se retenga recursos asignados a la Universidad Autónoma de Guerrero, y asegura que los gastos de operación autorizados se están entregando puntualmente, además sostiene que no hay interés político ni ve al rector como su enemigo, por lo que “atacar al gobernador no resolverá el problema”, dice en un comunicado.

El jefe del Ejecutivo estatal propone al rector Javier Saldaña Almazán establecer una mesa de trabajo para revisar las nóminas, cruzar información sobre los supuestos adeudos y deslindar responsabilidades y diseñar un esquema de apoyos especiales que mitiguen las carencias urgentes de la UAGro.

"Atacar al gobernador no resolverá el problema. Buscar soluciones conjuntas sí, para eso nos formamos los universitarios, para encontrar alternativas y resolver los problemas y conflictos sociales en paz, como lo he demostrado en estos ocho meses de gobierno", indica en uno de los párrafos de su comunicado de dos cuartillas.

También agrega que al terminar con el ejercicio de su mandato gubernamental regresará "a mi universidad con la frente en alto, a servirle a mi alma nutricia desde mi cubículo como investigador y la docencia en el aula, con el valor adicional de mi experiencia práctica por el alto honor que me confirió la Soberanía del estado de Guerrero".

Agrega que su retorno a la AGro para contribuir en su fortalecimiento institucional, y no a "a la confrontación esteril y mezquina por cargo alguno, como algunos han dicho o insinuado".

Ortega Martínez señala que de acuerdo al anexo 4 del presupuesto de egresos 2015 publicado en el Periódico Oficial del estado de Guerrero, especifica el subsidio asignado a la Universidad por el Congreso del Estado por la cantidad de 480 millones de pesos de aportación estatal, más otros 50 millones que propuso para el Fortalecimiento de la Institución Educativa.

"Con base a este presupuesto asignado por el Congreso se le han venido ministrando, mes con mes y de manera puntual, los recursos correspondientes a la UAGro, e incluso se le han otorgado alrededor de 30 millones de pesos para el Fortalecimiento Financiero, a pesar de nuestro poco margen de maniobra", señala el gobernador.

"En el tema de la asignación de recursos de mi gobierno a la UAGro no hay interés político alguno de mi parte, ni veo al rector como mi enemigo. El único enemigo aquí, el de todas y todos los guerrerenses es: la pobreza y la violencia extrema, los rezagos estructurales ancestrales y la falta de recursos financieros suficientes para enfrentar la difícil situación que atravesamos".

El mandatario explica que su respuesta obedece a que ha seguido "con atención la información, desplegados y comentarios que se han generado en torno a la supuesta retención de más de 500 millones de pesos al subsidio la Universidad Autónoma de Guerrero, UAGro, por parte de mi gobierno".

Dice que  aunque coincide con el rector en las necesidades de la UAGro, no concuerda "en las acusaciones que algunos comunicadores y medios han hecho a raíz de ciertas declaraciones y un desplegado, como afirmar que tal retención se debe a actitudes revanchistas de mi persona contra el rector de la UAGro".

Añade que Saldaña Almazán está en pleno derecho de exigir a las autoridades el cumplimiento de sus justas demandas; así como el de libre manifestación.

"Si alguien cree que movilizar a los estudiantes en las calles es la vía correcta para obtener los recursos financieros que se demandan, adelante. Es su derecho".

Finalmente, reiteró su respeto al Consejo Universitario y sostiene que no pidió el respaldo para ningún candidato.