La operación de máquinas tragamonedas en casinos hace al país atractivo para la inversión en la materia y para el turismo, aseveró el presidente de la Asociación de Permisionarios y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta (AIEJA), Miguel Ángel Ochoa.

Por ello, reconoció la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en contra de la controversia constitucional promovida por la Cámara de Diputados, en donde se pretendían declarar ilegales las más de 90 mil máquinas tragamonedas instaladas en casinos del país.

“En México como lo dice la ley, el reglamento y ahora la Corte, el juego en México está permitido. En segundo lugar, las máquinas son legales siempre y cuando estén instaladas en casinos reconocidos por la Secretaría de Gobernación, de tal manera las máquinas que no estén en casinos están prohibidas”, resaltó.

Comentó a Notimex que las zonas más propicias para la apertura de nuevos casinos son Cancún, Playa del Carmen, Huatulco o Los Cabos, debido, entre otras características, a su clima.

No obstante, consideró necesaria la aprobación de una nueva ley general de Juegos y Sorteos, debido a que la vigente data de 1947 y no contempla los avances tecnológicos de la industria, con lo cual se daría certeza jurídica y económica para traer más recursos.

“México es un país de desarrollo, de inversión, tiene condiciones económicas y físicas para la inversión extranjera. Solo estamos a la espera de un marco jurídico que le dé certeza y que permita funcionar a la economía con una absoluta seguridad para los inversionistas tanto nacionales como internacionales”, resaltó.

El presidente de la Asociación de Permisionarios y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta dijo que de no contar con este marco, las inversiones se estarían dirigiendo hacia otros países como Brasil.

“Están (inversionistas) esperando mayor seguridad, algunos estados de la República han cerrado los casinos de manera absurda como Coahuila y Chiapas. Lo que queremos es una ley que dé certeza con un marco federal, en donde no tengan intervención los estados y municipios, y solo regulen lo que les toque en su materia”.

Notimex