Las autoridades de México apenas habían escuchado hablar de ella, a pesar de su historia el narcotráfico. Se trata de Magdalena “N” mejor conocida como “La Güera”, hasta ahora su ascenso y poder en el grupo criminal “Gente Nueva” del Cártel de Sinaloa, en un misterio, las autoridades creen que la joven aprovechó su relación con el capo identificado como Francisco A. M alías “El jaguar”, para crecer.

Según un comunicado de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, “La Güera” fue detenida en las inmediaciones del municipio de Madera, cuando circulaba en un vehículo robado, en el que transportaba varios costales cargados con marihuana, equipo táctico y municiones.

“La detención tuvo lugar a la altura del poblado conocido como Chuychupa, en donde se desarrollaba un operativo estratégico”, detalla.

mariguana decomiso 1053x402

Mariguana, decomiso.

De acuerdo con la Unión Jalisco, “La Güera” viajaba en una camioneta marca Nissan, línea Frontier, color blanco con reporte de robo en Phoenix, Arizona del día 09 de mayo de 2018, donde se trasladaban 128 kilogramos de marihuana, un chaleco táctico camuflado, 36 cartuchos calibre 7.62 x 39 milímetros, un cargador de disco 7.62 x 39 milímetros.

Esta joven mujer sorprendió a las autoridades, pues contrario a la mayoría de las jefas de organizaciones criminales, no era familiar o novia de ningún alto mando o gran señor de las drogas. Las corporaciones de seguridad prácticamente ignoraban sus antecedentes y la forma en con apenas 18 años de edad, llegó a ser una de las jefas de una de las organizaciones criminales más poderosas, el Cártel de Sinaloa.

Sin embargo, por el momento la carrera delictiva de la joven se vio truncada, pues la llamada “sicaria más peligrosa del Norte del país” fue arrestada en un operativo, el cual se llevó a cabo en conjunto por la Policía Federal, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Comisión Estatal de Seguridad (CES) de Chihuahua y la Guardia Nacional, en el municipio de Maderas.

La Gente Nueva del Cártel de Sinaloa, trabaja principalmente en Veracruz y Chihuahua, además se caracterizan por sus crueles y sanguinarios métodos, así como la violencia utilizada.