México.- La curva de discriminación a causa de la pandemia de COVID-19 crece a un ritmo acelerado. En sólo tres días, las quejas por motivos como prohibir el uso de medios de transporte al personal de salud, así como por agredir física y verbalmente a personas diagnosticadas, se duplicaron.

De acuerdo con el último reporte del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) entre el 6 y 9 de abril las denuncias por actos de discriminación pasaron de 32 a 76.

Impedir el acceso a la salud, servicios o alimentos a personas diagnosticadas; agredir a personal de salud e intentar destruir instalaciones médicas para evitar la atención a pacientes diagnosticados con COVID-19, son parte de las quejas más recurrentes que ha recibido el organismo.

El fenómeno discriminatorio ya se ha extendido a 22 entidades. Encabeza la Ciudad de México con 22 quejas, le sigue el Estado de México con 12, Nuevo León con 4, Guanajuato con 4, Jalisco con 3 y Puebla con 3. Aguascalientes acumula 2, Querétaro 2, Morelos 2, Tabasco 2, Tamaulipas 2 y Veracruz 2.

En tanto, entidades como Baja California Sur, Campeche, Colima, Coahuila, Durango, Michoacán, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa y Sonora tienen una queja, respectivamente.

Ante este fenómeno, el Consejo dejó en claro que es falso que el personal de salud represente un peligro para la sociedad y que esta idea sólo se explica por la desinformación, el miedo y los prejuicios.

Ayer el Conapred hizo un nuevo llamado a evitar actos de violencia y discriminación durante la emergencia sanitaria y pidió a las autoridades de seguridad y justicia garantizar la seguridad e integridad del personal de salud y personas diagnosticadas con COVID-19.

“Las y los trabajadores de las instancias de salud hacen un gran esfuerzo para atender a las personas afectadas por esta pandemia y ponen al servicio de todas y todos sus conocimientos y su profesionalismo. Por ello, el Conapred reitera que es falso que representen un peligro para la sociedad: existen protocolos de higiene y seguridad que les ayudan a no contagiarse ni a contagiar a otras personas”, insistió.

Planteó que lejos de rechazarles y agredirles, la sociedad mexicana debe reconocer y agradecer su entrega, su compromiso, toda vez que es justo el personal de salud y enfermería el que puede atender a la población en estos momentos de contingencia sanitaria, por lo que agredirlos pone en riesgo que continúen su trabajo.

En este contexto, reiteró que todo acto de agresión y violencia debe ser denunciado al 911. El Conapred atiende quejas por actos discriminatorios en los números telefónicos 5262- 1490 y 800 543 0033, a través del correo electrónico [email protected] o el sitio web www.conapred.org.mx.

De acuerdo con el Conapred, la mayoría de los casos denunciados hasta ahora se han atendido en lo inmediato haciendo oficios de prevención y/o colaboración con los responsables, canalizando a otras instancias competentes, orientando o dando contención a los peticionarios, dictando medidas precautorias, o haciendo gestiones con otras autoridades o instancias públicas.