#Orbis

Aumenta la mala calidad del aire en EU

El reporte 2019, reveló que más de 20 millones de personas vivían en zonas que tenían niveles poco saludables de calidad del aire, contaminado por ozono y por partículas.

Por Redacción, 2019-04-24 15:50

México, Notimex.-Al menos cuatro de cada 10 estadunidenses viven con una mala calidad del aire que pone en riesgo su salud y su vida, reveló hoy el informe anual “Estado del aire 2019”, de la Asociación Estadunidense del Pulmón. La asociación encontró que más de 141.1 millones de personas vivían en zonas con niveles de aire poco saludables, contaminados por ozono, un aumento de 7.2 millones respecto al reporte precedente.

El informe mostró que hay una clara evidencia de que la calidad del aire empeora en Estados Unidos, luego de años de progreso, en parte debido a los incendios forestales, al uso de motores diésel, por las centrales eléctricas de carbón o dispositivos de combustión de madera, “y patrones climáticos impulsados por el cambio climático”.

Este aumento en la mala calidad del aire es revelador, y apunta a la realidad de que Estados Unidos “debe hacer más para proteger a la población de daños graves e incluso mortales”, alertó el presidente y director ejecutivo de la Asociación Estadunidense del Pulmón, Harold Wimmer. Consideró que “no hay una señal más clara de que enfrentamos nuevos desafíos en los niveles de contaminación del aire».

Según el reporte, que tomó como referncia los años 2015-a 2017, unas ocho ciudades registraron el mayor número de días con picos no saludables en la contaminación por partículas, desde que se comenzó a monitorear en Estados Unidos la calidad del aire, en 1999.

La asociación informa cada año sobre dos contaminantes del aire más difundidos: ozono y partículas contaminantes, ambos peligroso para la salud pública, incluso pueden ser letales. En el documento se advirtió que esa mala calidad el aire amenaza la salud de los estadunidenses, en especial de los niños, los adultos mayores y los que viven con una enfermedad pulmonar. El reporte 2019, reveló que más de 20 millones de personas vivían en zonas que tenían niveles poco saludables de calidad del aire, contaminado por ozono y por partículas.

En Estados Unidos, más de 49.6 millones de personas padecieron picos diarios de contaminación por partículas, poco saludables, en 76 condados, agregó el “Estado del aire”. Unos 134 millones de personas vivían donde se registraron demasiados días con alto contenido de ozono, el mayor número de personas expuestas desde el informe de 2016, detalló.

Este reporte mostró el impacto que tiene el cambio del clima sobre la calidad del aire, ya que la contaminación por ozono se agravó durante los récord mundiales de calor, registrados en el informe de 2019. La asociación alertó que la contaminación por ozono, conocida como smog, daña los pulmones, provocandole por lo general quemaduras, además las personas prwsentan dificultad para respirar, tos, asma, lo que pude acortar su vida.

Las ciudades más contaminadas que el informe identificó son: Fairbanks, Alaska; Salinas, California; Santa María-Santa Barbara, California; Missoula, Montana; Bismarck, Dakota del Norte; Bend-Pineville, Oregón; Spokane-Spokane, Washington Valley-Coeur d’Alene, Idaho; y Yakima, Washington. Mientras que entre las más limpias figuran: Bangor, Maine; Burlington-South Burlington, Vermont: Honolulu, Hawaii; Lincoln-Beatrice, Nebraska; Palm Bay-Melbourne-Titusville, Florida; y Wilmington, Carolina del Norte.

#Orbis

Trump lleva hacia la ruina a EU por su proteccionismo

El país vecino tuvo una frenética semana que terminó con fuertes caídas en la bolsa debido a la escalada en la guerra comercial con China, mientras crecen los temores de una posible recesión.

Por Redacción, 2019-08-24 14:03

México.- El presidente de EE.UU., Donald Trump, dejó a su país desorientado después de una frenética semana que terminó con fuertes caídas en la bolsa debido a la escalada en la guerra comercial con China, mientras crecen los temores de una posible recesión provocada en parte por su política proteccionista.

Estados Unidos despertó este sábado con su jefe de Estado a miles de kilómetros de distancia, pero con una sensación parecida a la resaca tras un viernes en el que el mandatario insultó a la Reserva Federal, anunció dos subidas arancelarias a China y ordenó a las empresas estadounidenses que abandonen el gigante asiático.

Trump, que aterrizó este sábado en Biarritz (Francia) para participar en la cumbre del G7, lleva días combatiendo las alarmas sobre una posible recesión que comenzaron a sonar la semana pasada, cuando se registró en el mercado de la deuda del Estado una «curva invertida» de rentabilidad.

De hecho, el mandatario recurrió hoy a su cuenta de Twitter para prometer que, si logra la reelección en 2020 y los republicanos logran controlar ambas cámaras del Congreso, una de sus primeras medidas será «aprobar un gran recorte a los impuestos de las rentas medias».

Pero mientras Trump reparte promesas y repite que no hay de qué preocuparse, algunos de sus asesores están inquietos por la posibilidad de que la volátil reacción del mandatario a los cambios en la economía pueda agravar la situación, según informa hoy el diario The New York Times.

Eso podría privar a Trump de la que los republicanos consideran su mejor baza para lograr la reelección el año que viene: la robusta economía que le ha acompañado desde que llegó al poder en 2017.

Uno de los gestos que más preocupación ha generado fue su «orden» de este viernes a las empresas estadounidenses de «buscar una alternativa a China, incluida la posibilidad de traer sus compañías de vuelta a CASA y elaborar su productos en EE.UU.».

Mientras economistas, presidentes de grandes compañías y medios de comunicación trataban de descifrar el posible impacto de esa exigencia emitida por tuit, Trump dio una pista sobre cómo podría ejecutar esa medida: mediante la ley estadounidense de poderes económicos en emergencias internacionales, aprobada en 1977.

Esa ley podría permitir a Trump evitar transferencias futuras de fondos a China, pero para ello tendría que declarar antes «que existe una emergencia nacional» relacionada con ese comercio, explicó una profesora de Derecho y comercio en la universidad de Georgetown, Jennifer Hillman, al diario The Washington Post.

El Congreso tendría el poder de anular esa declaración, e incluso si no lo hiciera, la orden de Trump seguiría sin «tener autoridad sobre todas las inversiones estadounidenses que ya se han hecho en China», puntualizó Hillman.

Trump también podría espolear un éxodo de algunas compañías de China mediante un aumento todavía mayor de los aranceles a los productos chinos, o negándoles la participación en contratos federales, según expertos consultados por el Post.

Este viernes, Trump ya anunció que en las próximas semanas aumentará al 30 % los aranceles sobre 250.000 millones de dólares en productos chinos, y al 15 % los gravámenes sobre otros 300.000 millones en bienes del gigante asiático, como represalia a nuevas medidas comerciales de Pekín.

Aunque la guerra comercial ya ha hecho que algunas empresas estadounidenses busquen otros mercados donde producir barato sin irritar a Trump, es poco realista esperar que gigantes como Apple, cuya cadena de producción está íntimamente relacionada con China desde hace años, salga a corto plazo del gigante asiático.

Mientras, algunos observadores temen que los constantes ataques de Trump a la Reserva Federal (Fed) y a su presidente, Jerome Powell -de quien el mandatario insinuó este viernes que es un «mayor enemigo» del país que el presidente chino, Xi Jinping-, generen un aumento de la incertidumbre que pueda empeorar el bache económico.

Nada de eso parece preocupar a Trump, quien se permitió bromear este viernes con que las caídas bursátiles relacionadas con su guerra comercial con China podían deberse a la salida de la carrera presidencial demócrata de uno de los aspirantes menos conocidos, Seth Moulton.

«Desde el día posterior a mi elección, el 9 de noviembre, hemos subido el 50 % o más (en la bolsa). Así que no me hable de (una caída de) 600 puntos» en el Dow Jones, zanjó Trump antes de despegar hacia Francia.

#Orbis

Unión Europea prepara guerra comercial contra un Trump proteccionista

Europa no rehuirá la confrontación si Estados Unidos busca usar los aranceles como un arma política.

Por Redacción, 2019-08-24 13:58

Efe.- La Unión Europea (UE) está lista para responder a las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles al vino francés, aunque alertó a EE.UU. de los graves perjuicios que ocasionaría una guerra comercial con sus aliados.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, lanzó hoy la advertencia más contundente hasta el momento en dirección a Washington de que Europa no rehuirá la confrontación si Trump busca usar los aranceles como un arma política.

«Protegeré el vino francés con determinación genuina por muchas razones. Si EE.UU. impone aranceles a Francia, la UE responderá del mismo modo», sentenció Tusk.

Trump ha amenazado con gravar las importaciones de los caldos franceses en respuesta a la «tasa GAFA» (Google, Apple, Facebook, Amazon), el impuesto que Francia ha creado dirigido a las gigantes tecnológicas que no tributan en el país donde hacen negocio.

«Francia acaba de imponer un impuesto digital a nuestras grandes compañías de tecnología estadounidenses. Si alguien les cobra impuestos, debe ser su país de origen, EE.UU. Anunciaremos acciones recíprocas substanciales sobre la estupidez de (Emmanuel) Macron en breve», prometió el estadounidense en Twitter hace un mes.

Trump y Macron mantuvieron este sábado un almuerzo en Biarritz, previo al inicio de la cumbre anual del G7, en el que abordaron el asunto, según confirmaron fuentes del Elíseo.

El presidente francés trató de desvincular en la reunión la tasa digital de una eventual guerra comercial con Estados Unidos, con el argumento de que el impuesto afecta también a empresas de otros países, agregaron las fuentes.

En el almuerzo entre ambos se sirvió vino, reconoció el Elíseo. Sin embargo, Trump, abstemio declarado, no lo probó y se decantó por la Coca-Cola Zero de la que es fan declarado.

Tusk se permitió ser mucho más rotundo que Macron. Recordó que las guerras comerciales solo llevan a la recesión, y que si éstas se libran entre miembros del G7 «sólo conducirán a erosionar la ya debilitada confianza entre nosotros».

«Lo último que necesitamos es una confrontación, especialmente con nuestro mejor aliado, Estados Unidos. (Pero) tenemos que estar listos para ese escenario, y lo estamos», manifestó ante la prensa.

Prometió a París lealtad en ese desafío y se negó a criticar la decisión de Francia de crear un impuesto digital de forma unilateral, mientras el tema se discute en los foros multilaterales.

Para Tusk, la «tasa GAFA» es «una decisión a nivel nacional, cuya sustancia está justificada». Y prueba de que la fiscalidad a los gigantes de internet preocupa a todos los países es que la próxima presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha colocado el problema en su agenda, insistió.

El mensaje del polaco cobra mayor resonancia en un momento en que Trump ha confirmado dos subidas arancelarias contra China tras desatar una crisis bursátil al instar a las empresas estadounidenses a abandonar sus operaciones en el gigante asiático.

A partir del 1 de octubre, EE.UU. incrementará los gravámenes sobre 250.000 millones de dólares de bienes y productos chinos del 25 % al 30 %.

Además, desde el 1 de septiembre subirán los aranceles sobre los 300.000 millones de dólares restantes de importaciones chinas del 10 % al 15 %.

Tusk reconoció que China es «el mayor desafío» para los miembros del G7, pero alertó sobre la tentación de usar los impuestos como «un instrumento por razones políticas», algo que «puede ser muy arriesgado para todo el mundo, incluida la UE.

#Orbis

Irán prueba nuevo misil en al Golfo Pérsico

La república islámica sigue desarrollando diversos sistemas estratégicos y de defensa, y que nunca cesará en su empeño por incrementar su poder defensivo y disuasorio.

Por Redacción, 2019-08-24 13:41

Notimex.- El comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, Hossein Salami, aseguró este sábado que su país probó con éxito un nuevo misil y reiteró que la seguridad del Golfo Pérsico está en manos de la república islámica y “los enemigos no pueden socavarla”.

«Nuestro país siempre ha estado probando una variedad de sistemas de defensa, lo que es una estrategia continua para aumentar nuestro poder de disuasión. Y ayer (viernes) fue uno de los días exitosos para esta nación», dijo Salami en referencia al ensayo del nuevo misil, sin aclarar si se trató de un proyectil balístico o de algún otro tipo de arma.

Asimismo, aseguró que la seguridad del Golfo Pérsico está a cargo de las “poderosas manos de las Fuerzas Armadas de Irán y que los enemigos no podrán dañarla”, según reportes de la agencia iraní de noticias IRNA.

Subrayó que la república islámica sigue desarrollando diversos sistemas estratégicos y de defensa, y que nunca cesará en su empeño por incrementar su poder defensivo y disuasorio.

También describió las sanciones de Estados Unidos contra Teherán como una «oportunidad» para el desarrollo independiente en el país. “El enemigo creía que las sanciones podrían dañar nuestra economía y arrastrarnos a la mesa de negociaciones, pero fue todo lo contrario», dijo.

Las declaraciones de Salami tienen lugar un día después que el viceministro iraní de Defensa, el general Qassem Taqizadeh, señaló que su país posee «misiles muy precisos” para hacer frente a las amenazas.

El jueves pasado, las autoridades iraníes presentaron de forma oficial el nuevo sistema de defensa aérea de fabricación nacional llamado Bavar-373, que puede usar tres tipos de misiles para alcanzar objetivos a diferentes altitudes y es capaz de detectar de manera simultánea hasta 100 blancos.

La presentación de Bavar-373 se produce en un momento de escalada de la tensión entre Irán y Estados Unidos, país que impuso el año pasado sanciones a Teherán tras retirarse de unilateralmente del acuerdo nuclear de 2015.