Ciudad de México.-En una conferencia de prensa celebrada este lunes en Ginebra (Suiza), la Organización Mundial de la Salud (OMS) demostró su preocupación por el crecimiento de la pandemia del COVID-19 en el continente africano.

El director de emergencias sanitarias de la OMS, Michael Ryan, declaró que el virus en África, que hasta ahora ha sido leve, puede tomar fuerza y propiciar un cuadro grave de contagios.

Estoy muy preocupado por el hecho de que empezamos a ver una aceleración de la enfermedad en África, y todos debemos tomar eso muy en serio y mostrar solidarida hacia los países afectados, declaró Ryan.

Hoy, aunque las cifras en África aseguran que es el segundo continente menos afectado, la preocupación se centra en Sudáfrica, el cual pasó la barra de los 5 000 muertos el pasado domingo.

Ante esto, el especialista explicó que el virus se había propagado primero en las regiones más ricas de Sudáfrica antes de que se propagara ampliamente "en las regiones más pobres, los municipios y las zonas rurales".

"Sudáfrica corre el riesgo de ser un precursor de lo que va a pasar en el resto de África", advirtió Ryan, argumentando que el país había registrado "sus primeros casos muy temprano".

Por supuesto, la OMS destaca que todavía no se puede habar de un estado de alarma por la aceleración de casos de Sudáfrica. No obstante, el director vaticina que esta puede ser “una señal de lo que el continente podría enfrentar si no se toman medidas urgentes".