México.-Hace 75 años el ejército soviético liberaba el campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz, el infierno en la tierra. Solo allí fueron asesinadas más de un millón de personas

La Alemania nazi había empezado en 1945 su inevitable proceso de descomposición. En un intento por ocultar las atrocidades cometidas en el campo de exterminio de Auschwitz, los nazis intentaron evacuar el lugar unos días antes.

El 27 de enero de 1945 las tropas del Ejército Rojo encontraron en aquella atroz fábrica de la muerte a 7600 supervivientes que de milagro todavía se encontraban con vida.

Toman Brod dijo a la Radio Checa que cuando lo llevaron a Auschwitz en diciembre de 1943 tenía tan solo14 años.

“El viaje de Terezín a Auschwitz fue una de las peores experiencias de mi vida. Nos metieron en vagones para ganado y después cerraron la puerta. No se podía respirar. Lo primero que pensé fue que no podían tratar así a las personas, pero ellos nos consideraban ganado antes de ser sacrificado”.

La familia de Brod era judía y muy pronto vivió en carne propia la crueldad de los nazis. Primero fueron enviados al campo de concentración de Terezín en territorio checo para después ser enviados a Auschwitz. Brod dijo a la Radio Checa que enseguida el dolor y el sufrimiento se apoderaron de él.

“El horror de esa primera impresión fue algo terrible. Esa noche mi deseo fue no volver a despertar jamás. A la mañana siguiente desperté en calidad de prisionero del campo de concentración de Auschwitz”.

En 1944 Brod fue enviado al campo de concentración Gross-Rosen, no pudo despedirse de su madre que fue asesinada ese mismo año en Auschwitz. Con motivo del 75 aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, el Papa Francisco invitó a rezar y a no olvidar los horrores de aquel espantoso lugar.

El sumo pontífice dijo que ante esta inmensa tragedia, ante esta atrocidad, no es admisible la indiferencia y es obligatoria la memoria. Este lunes estamos todos invitados a hacer un momento de oración y de recogimiento, diciendo cada uno en su corazón: “¡Nunca más, nunca más!”.

Según estimaciones del centro Yad Vashem de Jerusalén, en los territorios dominados por los nazis, y en la propia Alemania, fueron asesinados entre 5 000 000 y 6 000 000 de judíos.

Entre las víctimas de la barbarie también hubo católicos, prisioneros de guerra, miembros de la resistencia polaca, gitanos, comunistas y homosexuales.

Con motivo de la efeméride tendrá lugar una ceremonia en Auschwiz este lunes con la asistencia de jefes de Estado o de Gobierno de 60 países, entre ellos de Alemania e Israel.

Las ceremonias con motivo del día internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del - Holocausto tienen lugar en un momento en que las amenazas contra judíos se registran en muchos lugares del planeta.

Sectores de la sociedad advierten ante el peligro del antisemitismo de corte islamista y al orquestado por las formaciones políticas de ultraderecha.