Sídney, Reuters.- La selección australiana de fútbol se aseguró el miércoles la clasificación al Mundial 2018 al superar 3-1 a Honduras como local con una tripleta de su capitán Mile Jedinak, poniendo fin así a un largo proceso eliminatorio en el que tuvo que jugar más de 20 partidos.

Australia, que había empatado 0-0 en la ida como visitante, jugará el año próximo en Rusia su quinta Copa del Mundo, la cuarta consecutiva, tras sus participaciones en 1974, 2006, 2010 y 2014.

De esta forma, Australia se suma a Irán, Arabia Saudita, Japón y Corea del Sur entre los clasificados por la Confederación Asiática. La Concacaf, en tanto, se quedó solamente con México, Costa Rica y Panamá como sus representantes en la Copa del Mundo.

Tras un primer tiempo muy aburrido en el que no se produjeron opciones claras de gol, el local desniveló en el complemento con los goles de Jedinak a los 53, 72 y 85 minutos, para desatar el festejo de los casi 80.000 hinchas presentes en el estadio.

El primer tanto fue un tiro libre que se desvió en un rival, mientras que los dos restantes llegaron de tiro penal.

Alberto Elis descontó para Honduras a los 92 minutos.

“Esto no es fácil de describir, es irreal (...) Sabíamos que iba a ser una campaña difícil, pero clasificar así lo hace muy especial”, dijo tras el partido Jedinak. “Han sido dos años y medio duros para llegar a este punto, pero lo logramos. Estamos felices de ir a otro Mundial”.

El del miércoles fue el encuentro número 22 para Australia en su camino al Mundial. Con la clasificación sellada, todavía no es seguro que Ange Postecoglou sea su DT en Rusia, debido a reportes en la prensa local que sostienen que piensa dejar el cargo.