Ciudad de México.- El avión presidencial TP-01 "José María Morelos y Pavón" es un insulto para el pueblo frente a la pobreza y necesidad que hay en México, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador desde lo que fuera el hangar presidencial en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

En La Mañanera, el mandatario aseguró que ya no se permitirán los lujos ni los privilegios en el gobierno y aprovechó para criticar que el avión fuera nombrado José María Morelos y Pavón, pues dijo que “a lo mejor si le hubiesen puesto Agustín de Iturbide, Porfirio Díaz o Carlos Salinas de Gortari, tendría más apego a la realidad”.

“Se pueden tomar fotografías, sería bueno que se tomaran una fotografía para que se vea la dimensión del avión, es tan grande que las personas se ven pequeñas. Aclaro que la grandeza de las mujeres y los hombres se mide de la cabeza al cielo.  Es monumental, faraónico y desde luego es un insulto al pueblo de México habiendo tanta necesidad y tanta pobreza, este lujo” agregó con la aeronave a sus espaldas.

El Presidente explicó que el propósito de realizar la conferencia en el hangar presidencial y modelando el avión, es para mostrar cómo se “mal gobernaba” al país con muchos lujos durante el periodo neoliberal en el que aseguró se le dio la espalda al pueblo mientras que los altos funcionarios vivían colmados de privilegios.

“Era un gobierno de ricos para ricos con un pueblo pobre, esa fue la forma de gobierno durante el periodo neoliberal ese fue el distintivo de los gobiernos neoliberales”, agregó.

López Obrador mencionó que es necesario estar reiterando este tipo de información con ejemplos como el avión, pues advirtió que hay quienes quieren regresar a los antiguos gobiernos porque “añoran aspiran a que continúe la corrupción los privilegios esa es una característica de la posición conservadora”.

Explicó que el costo de la avión es de 7 mil millones de pesos y por su mantenimiento anual se debían pagar 150 millones de pesos.

Además recordó que solo la construcción del hangar presidencial costó mil millones de pesos, el cual se hubiera tenido que desmantelar si se hubiera terminado el proyecto del aeropuerto de Texcoco.