Guerrero.- El defenestrado exgobernador de Guerrero, Ángel Heladio Aguirre Rivero, calificó como "preocupante", el anuncio por parte de integrantes del movimiento por Ayotzinapa, sobre radicalizar sus acciones de protestas, por la falta de resultados de los gobiernos, por dar con el paradero de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014.

A través de su cuenta de Twitter, el exgobernador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), lanzó una serie de mensajes en los que responde a los señalamientos que el día de ayer, realizó el colectivo Los Olvidados de Ayotzinapa, en el marco de los 70 meses del ataque contra normalistas en Iguala.

Los Olvidados de Ayotzinapa, realizaron un veto contra el exmandatario, para que éste no participe en la vida política de Guerrero (cargos de elección), ya que es señalado -por el movimiento social-, como uno de los responsables por los hechos ocurridos durante el 2014.

"Considero inaceptable el anuncio del supuesto veto que me hace el colectivo Los Olvidados de Ayotzinapa para participar en la política".

"En diversos momentos he expresado que me mantengo al margen del proceso electoral, pero ello no significa me retiro de esta actividad, máxime cuando mantengo mis derechos políticos intactos. No es mediante presiones con señalamientos infundados, movidos por algún grupo de interés, que se me negará una decisión que a mí me corresponde tomar", escribió el exmandatario.

El Colectivo, está integrado por familares de normalistas asesinados en los últimos años -que no pertenecen a los 43 desaparecidos-, y es encabezado por Francisco Echeverría de Jesús, hermano de Gabriel Echeverría, normalista asesinados el 12 de diciembre del 2011 en la autopista del Sol, durante el gobierno estatal de Ángel Aguirre.

En el pasado proceso electoral, el Movimiento por Ayotzinapa, boicoteó las aspiraciones de Ángel Aguirre, que pretendía ser candidato a diputado federal por la Costa Chica; en recientes fechas, el perredista ha sido visto muy activo rumbo al próximo proceso electoral.

El día de ayer, al cumplirse otro mes de la desaparición de estudiantes en Iguala, así como en las últimas movilizaciones, el movimiento por Ayotzinapa anunciado la radicalización de sus acciones, para exigir respuestas concretas sobre la desaparición de sus compañeros.

Según Aguirre Rivero, el anuncio es "preocupante, porque Guerrero atraviesa una situación complicada por los efectos de la epidemia que vivimos".

"No tiene sentido descartar el diálogo que se les ha ofrecido, no hay justificación en su pretensión de generar más problemas, apostar por la ruptura y la violencia es un callejón sin salida", escribió.