Guerrero.- La investigación sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa vive un momento crucial para desmontar la llamada "verdad histórica" y se consolidan las nuevas pesquisas en el caso, consideró el presidente del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Abel Barrera Hernández.

Consultado vía telefónica, con relación al anuncio de la Fiscalía General de la República (FGR) sobre 46 órdenes de aprehensión contra funcionarios de Guerrero y la búsqueda de un personaje “clave”, el exjefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio, Abel Barrera dijo que el anunció de la Fiscalía es resultado del reclamo de los padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos desde septiembre de 2014.

“Estamos en un momento crucial sobre todo para desmontar lo que se había escenificado con la verdad histórica -que los normalistas fueron calcinados en el basurero de Cocula- y que resultó ser una falacia, y con esto entendemos que se están afianzando las nuevas líneas de investigación para poder indagar la responsabilidad que hubo de actores gubernamentales, tanto de los tres niveles de gobierno como las corporaciones policiales, elementos del Ejército y de la Marina” comentó.

“El reclamo de las madres y padres de los 43 estudiantes está por lo menos cobrando fuerza en término de la aplicación que está haciendo la Fiscalía. Sabemos que es un trabajo difícil porque hay que desmarañar esta red que se fue afianzando a lo largo de los años de gobierno de Peña Nieto de encubrir a los verdaderos responsables y de vender a la opinión pública que los estudiantes habían sido incinerados”.

Par el defensor, la detención del exjefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio, es clave en las líneas de investigación y conocer el involucramiento de las autoridades tanto civiles y de las instituciones de gobierno.

Luego del anuncio de la Fiscalía esperan que haya resultados concretos que les permita a los padres y madres arribar a una etapa de verdad científica y al mismo tiempo de saber sobre el paradero de sus hijos.

Esta mañana el fiscal Alejandro Gertz Manero informó que la Oficina de la Policía Internacional Interpol giró una ficha roja contra Tomás Zerón para que sea buscado en más de 190 países por la supuesta alteración de evidencias en el caso Iguala.

Informó también que un juez federal giró 46 órdenes de aprehensión contra funcionarios de Guerrero por los delitos de delincuencia organizada y desaparición forzada de personas por su presunta implicación en el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa.