Acapulco, Guerrero.- Al grito de "Ayotzinapa vive", el normalista de nuevo ingreso, David Flores Maldonado dio un discurso de agradecimiento en la entrega de 695 plazas para maestros, frente al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer y autoridades estatales.

Flores Maldonado, quien fue secretario general del movimiento estudiantil de Ayotzinapa, recibió el nombramiento de su plaza en manos de Aurelio Nuño y del gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, pero antes, en su discurso, el egresado de la Normal Rural Isidro Burgos lamentó que algunos de sus compañeros se quedaron en el camino.

El normalista encabezó las protestas tras la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en septiembre del 2014.

"No cerremos los ojos, no tapemos el sol con un dedo. Compañeros también disfruten de este momento; también lamentamos aquellos compañeros que se quedaron en el camino, que se quedaron a una o dos respuestas de estar aquí con nosotros".

"Ninguno de los que estamos aquí pensamos en afectar Guerrero, en afectar el país porque todos nos despertamos con la idea por  lo menos nosotros de trascender, de hacer algo con nuestros alumnos en nuestras primarias", dijo.

Asumió que ahora como docentes requieren ser el punto medular y reguladores de la educación.

David Flores lamentó que en los últimos meses autoridades, maestros y normalistas se han visto como enemigos.

"Desgraciadamente últimamente en Guerrero nos hemos visto como enemigos; nosotros contra ustedes y hasta un punto, ustedes contra nosotros", criticó.

Sin embargo, el egresado de Ayotzinapa sostuvo que la entrega de plazas es prueba del diálogo y transparencia entre ambas partes.

"También hubiera sido maravilloso que esto no hubiera sido en enero, que hubiese sido en agosto porque hay primarias desde hace seis meses, sin un docente".

"No olvidemos también que la educación es la cura más peligrosa para la enfermedad más épica de la humanidad: la ignorancia. No olvidemos que terminamos en una normal que lo primero que nos enseñan es la conciencia humana, no olvidemos también que Ayotzinapa vive", insistió el docente.

En respuesta al discurso, el secretario de Educación, Aurelio Nuño dijo que será caminando juntos como se construya una nueva historia.

Acapulco, Guerrero.- Al grito de "Ayotzinapa vive", el normalista de nuevo ingreso, David Flores Maldonado dio un discurso de agradecimiento en la entrega de 695 plazas para maestros, frente al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer y autoridades estatales.

Flores Maldonado, quien fue secretario general del movimiento estudiantil de Ayotzinapa, recibió el nombramiento de su plaza en manos de Aurelio Nuño y del gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, pero antes, en su discurso, el egresado de la Normal Rural Isidro Burgos lamentó que algunos de sus compañeros se quedaron en el camino.

El normalista encabezó las protestas tras la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en septiembre del 2014.

"No cerremos los ojos, no tapemos el sol con un dedo. Compañeros también disfruten de este momento; también lamentamos aquellos compañeros que se quedaron en el camino, que se quedaron a una o dos respuestas de estar aquí con nosotros".

"Ninguno de los que estamos aquí pensamos en afectar Guerrero, en afectar el país porque todos nos despertamos con la idea por  lo menos nosotros de trascender, de hacer algo con nuestros alumnos en nuestras primarias", dijo.

Asumió que ahora como docentes requieren ser el punto medular y reguladores de la educación.

David Flores lamentó que en los últimos meses autoridades, maestros y normalistas se han visto como enemigos.

"Desgraciadamente últimamente en Guerrero nos hemos visto como enemigos; nosotros contra ustedes y hasta un punto, ustedes contra nosotros", criticó.

Sin embargo, el egresado de Ayotzinapa sostuvo que la entrega de plazas es prueba del diálogo y transparencia entre ambas partes.

"También hubiera sido maravilloso que esto no hubiera sido en enero, que hubiese sido en agosto porque hay primarias desde hace seis meses, sin un docente".

"No olvidemos también que la educación es la cura más peligrosa para la enfermedad más épica de la humanidad: la ignorancia. No olvidemos que terminamos en una normal que lo primero que nos enseñan es la conciencia humana, no olvidemos también que Ayotzinapa vive", insistió el docente.

En respuesta al discurso, el secretario de Educación, Aurelio Nuño dijo que será caminando juntos como se construya una nueva historia.

Los maestros que recibieron las 695 plazas son egresados de Escuelas Normal Rural Raúl  Isidro Burgos de Ayotzinapa, y de otras instituciones para los niveles preescolar, secundaria y escuelas especiales.

 

 

Los maestros que recibieron las 695 plazas son egresados de Escuelas Normal Rural Raúl  Isidro Burgos de Ayotzinapa, y de otras instituciones para los niveles preescolar, secundaria y escuelas especiales.

 

Acapulco, Guerrero.- Al grito de "Ayotzinapa vive", el normalista de nuevo ingreso, David Flores Maldonado dio un discurso de agradecimiento en la entrega de 695 plazas para maestros, frente al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer y autoridades estatales.

Flores Maldonado, quien fue secretario general del movimiento estudiantil de Ayotzinapa, recibió el nombramiento de su plaza en manos de Aurelio Nuño y del gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, pero antes, en su discurso, el egresado de la Normal Rural Isidro Burgos lamentó que algunos de sus compañeros se quedaron en el camino.

El normalista encabezó las protestas tras la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en septiembre del 2014.

"No cerremos los ojos, no tapemos el sol con un dedo. Compañeros también disfruten de este momento; también lamentamos aquellos compañeros que se quedaron en el camino, que se quedaron a una o dos respuestas de estar aquí con nosotros".

"Ninguno de los que estamos aquí pensamos en afectar Guerrero, en afectar el país porque todos nos despertamos con la idea por  lo menos nosotros de trascender, de hacer algo con nuestros alumnos en nuestras primarias", dijo.

Asumió que ahora como docentes requieren ser el punto medular y reguladores de la educación.

David Flores lamentó que en los últimos meses autoridades, maestros y normalistas se han visto como enemigos.

"Desgraciadamente últimamente en Guerrero nos hemos visto como enemigos; nosotros contra ustedes y hasta un punto, ustedes contra nosotros", criticó.

Sin embargo, el egresado de Ayotzinapa sostuvo que la entrega de plazas es prueba del diálogo y transparencia entre ambas partes.

"También hubiera sido maravilloso que esto no hubiera sido en enero, que hubiese sido en agosto porque hay primarias desde hace seis meses, sin un docente".

"No olvidemos también que la educación es la cura más peligrosa para la enfermedad más épica de la humanidad: la ignorancia. No olvidemos que terminamos en una normal que lo primero que nos enseñan es la conciencia humana, no olvidemos también que Ayotzinapa vive", insistió el docente.

En respuesta al discurso, el secretario de Educación, Aurelio Nuño dijo que será caminando juntos como se construya una nueva historia.

Los maestros que recibieron las 695 plazas son egresados de Escuelas Normal Rural Raúl  Isidro Burgos de Ayotzinapa, y de otras instituciones para los niveles preescolar, secundaria y escuelas especiales.

 

 

 

Acapulco, Guerrero.- Al grito de "Ayotzinapa vive", el normalista de nuevo ingreso, David Flores Maldonado dio un discurso de agradecimiento en la entrega de 695 plazas para maestros, frente al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer y autoridades estatales.

Flores Maldonado, quien fue secretario general del movimiento estudiantil de Ayotzinapa, recibió el nombramiento de su plaza en manos de Aurelio Nuño y del gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, pero antes, en su discurso, el egresado de la Normal Rural Isidro Burgos lamentó que algunos de sus compañeros se quedaron en el camino.

El normalista encabezó las protestas tras la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en septiembre del 2014.

"No cerremos los ojos, no tapemos el sol con un dedo. Compañeros también disfruten de este momento; también lamentamos aquellos compañeros que se quedaron en el camino, que se quedaron a una o dos respuestas de estar aquí con nosotros".

"Ninguno de los que estamos aquí pensamos en afectar Guerrero, en afectar el país porque todos nos despertamos con la idea por  lo menos nosotros de trascender, de hacer algo con nuestros alumnos en nuestras primarias", dijo.

Asumió que ahora como docentes requieren ser el punto medular y reguladores de la educación.

David Flores lamentó que en los últimos meses autoridades, maestros y normalistas se han visto como enemigos.

"Desgraciadamente últimamente en Guerrero nos hemos visto como enemigos; nosotros contra ustedes y hasta un punto, ustedes contra nosotros", criticó.

Sin embargo, el egresado de Ayotzinapa sostuvo que la entrega de plazas es prueba del diálogo y transparencia entre ambas partes.

"También hubiera sido maravilloso que esto no hubiera sido en enero, que hubiese sido en agosto porque hay primarias desde hace seis meses, sin un docente".

"No olvidemos también que la educación es la cura más peligrosa para la enfermedad más épica de la humanidad: la ignorancia. No olvidemos que terminamos en una normal que lo primero que nos enseñan es la conciencia humana, no olvidemos también que Ayotzinapa vive", insistió el docente.

En respuesta al discurso, el secretario de Educación, Aurelio Nuño dijo que será caminando juntos como se construya una nueva historia.

Los maestros que recibieron las 695 plazas son egresados de Escuelas Normal Rural Raúl  Isidro Burgos de Ayotzinapa, y de otras instituciones para los niveles preescolar, secundaria y escuelas especiales.