Cuernavaca, Morelos.- Tras el ataque a balazos en la Colonia Antonio Barona de Cuernavaca que dejó al menos 8 muertos y 14 heridos, el gobierno de la ciudad calificó como “fallida” la estrategia de seguridad de Mando Coordinado implementada por la Administración de Cuauhtémoc Blanco

Carlos Felix, vocero del Ayuntamiento, fijó en conferencia de prensa la postura del municipio respecto a los hechos de violencia registrados en Cuernavaca y otros municipios.

“El presidente municipal Francisco Antonio Villalobos Adán condena de manera enérgica y lamenta profundamente estos hechos y comparte la indignación y la pena de las familias y deudos de quienes perdieron la vida a manos de personas sin escrúpulos, ni conciencia, que atacaron en un momento de vulnerabilidad a quienes solo pretendían dar el último adiós a un joven que pereció e un accidente vial.

“El titular del gobierno municipal, como la sociedad toda, demanda justicia, demanda castigo para los culpables de enlutar, una vez más, a nuestras familias y a nuestra entidad, y es que nuestro estado vive una pandemia por Covid-19, sí, pero no es la única, sufrimos otra plaga, otra peste, la de la violencia, esa que destroza nuestros hogares, que nos hiere, nos lastima, nos atemoriza, pero que es más grave, aunque quienes tienen la responsabilidad de atenderlo, resolverlo y prevenirlo, no lo hagan”, dijo el vocero.

El ataque a balazos registrado en contra de los asistentes a un velorio en Cuernavaca, Morelos, dejó hasta el momento ocho personas muertas, entre ellas dos menores de edad y una mujer de 25 años.

Además otras 14 personas, entre ellas una mujer embarazada, resultaron lesionadas, algunas de ellas de gravedad.

Al respecto el vocero del Ayuntamiento recordó la frase lanzada por Cuauhtémoc Blanco durante su campaña política por la gubernatura con la que respondía cuestionamientos en torno a la inseguridad que desde entonces se padece en Morelos.

“¿Dónde quedó el ‘no les voy a fallar’? Palabras huecas, sin valor y sin cumplimiento. Los encargados de velar por la tranquilidad y la paz no han sido capaces de hacerlo y lo que provocan es que tengamos que velar, sí, pero a nuestros muertos”, expresó.

Insistió en que la responsabilidad operativa de la policía de Cuernavaca está en manos de la Comisión Estatal de Seguridad, a cargo del Vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros, a través del esquema policiaco de Mando Coordinado.

“El uso que se le ha dado a la fuerza del estado, de las corporaciones policiacas, no muestran como debieran el compromiso de éstas para con la comunidad, la estrategia, señoras y señores, es a todas luces fallida y ahí están los resultados, pues en el nombre y en el papel trabajamos bajo un esquema de mando coordinado, pero las directrices generales, el control y operatividad no la tiene la policía de Cuernavaca.

“Como muestra los ataques y violencia política de la que incluso ha sido objeto el propio Alcalde Villalobos, y si ese es el trato a la máxima autoridad municipal, ¿qué pueden esperar los ciudadanos? Hemos visto el exceso en el aparto de seguridad y protección que rodea a funcionarios estatales, esto denota que las élites viven en un mundo distinto a la realidad que vivimos los ciudadanos comunes”, dijo.

Como parte de la postura oficial del Ayuntamiento, el vocero habló del sitio que ocupa Morelos a nivel nacional en la incidencia delictiva.

“Datos duros, cifras, no exageraciones, los hechos de violencia lamentablemente no son privativos de Cuernavaca, es un mal generalizado. El pasado 31 de agosto fueron ejecutadas dos mujeres en Cuautla, a esto se suman los crímenes de odio como el del activista LGBT Javier Eduardo Pérez Hidalgo, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado 19 de agosto en el poblado de Acapantzingo, y el asesinato del litigante Daniel Benítez, encontrado sin vida en Temixco el 29 del pasado mes de agosto también.

“Según datos del Consejo Ciudadano para la Seguridad y la Justicia en la Ciudad de México, Morelos se coloca como la entidad en la que los delitos de alto impacto van en aumento; según el Consejo Ciudadano, no lo decimos nosotros, los delitos de alto impacto disminuyeron en 28 de las 32 entidades de la República, pero crecieron en 3, comparado con junio de 2019: Sonora, Coahuila y Morelos, les hablo de delitos como secuestro, como extorsión, como homicidio”, dijo.