Acapulco, Guerrero.- Comerciantes de la zona Dorada de Acapulco, ubicados en la avenida Costera, afirmaron que sus ventas disminuyeron a raíz de la persecución y ataque a balazos en el parque de la Reina, el sábado pasado, que dejó como saldo dos muertos y cinco heridos, entre ellos dos turistas.

Consultada en su negocio, Mónica Hernández Reyes, comerciante del mercado La Dalia, indicó que si bien la presencia del turismo -en su mayoría nacional- dejó una derrama económica en la primera semana del periodo vacacional, esta se redujo a partir de este lunes, tras los hechos violentos.

“Bajó mucho el turismo y sí nos afecta todo lo que está pasando, porque la primera semana fue de ventas y (ahora) no alcanza para todos los gastos; esperemos que haya apoyo del gobierno, para que esto disminuya y haya más vigilancia”.

Expresó que particularmente para el mercado La Dalia, los comerciantes no han solicitado la presencia de policías municipales, aunque Gendarmería hace recorridos en el interior.

El mercado cuenta con 500 locales, pero para el comercio sólo se usan 300; el resto, que se encuentra en la parte trasera, son ocupados como oficinas.

Por su parte, el comerciante del mercado de artesanías La Diana, Policarpio Pineda, coincidió en que se “descontroló” la presencia de turistas tras los hechos de violencia.

Las balaceras hacen que los visitantes no se sienten con suficiente tranquilidad para visitar los comercios de la zona Dorada de Acapulco.

“El turismo sale con miedo y sí nos afecta porque nosotros necesitamos que el turismo tenga confianza y salga a los mercados a comprar, y eso no ocurre cuando suceden hechos de violencia”.

“Nosotros no entendemos como comerciantes, si hay tanta seguridad, no agarran a nadie”, reprochó.

Policarpio Pineda, quien lleva 21 años con su negocio de venta de ropa y huaraches, recrimina que en Acapulco “no se sabe quién tiene el cargo de la seguridad, para que le echara más ganas y platicara con las personas que no se están tranquilas y nos dejaran en paz en el puerto”.