EU.-El hombre que desató el lunes una movilización en la Casa Blanca, obligando al presidente Donald Trump a salir escoltado de la sala de prensa, amenazó con matar personas, dijeron hoy dos personas informadas de la situación.

El hombre, identificado como Myron Basil Berryman, de 51 años, de Forestville, Maryland, fue arrestado bajo el cargo de atacar a un oficial, de acuerdo con el Departamento de Policía Metropolitana. Permanece hospitalizado con heridas graves.

Tom Sullivan, jefe de la División Uniformada del Servicio Secreto, dijo que Berryman se acercó al oficial poco después de las 18:00 horas locales, en la esquina de la Calle 17 y la Avenida Pennsylvania, a unas cuadras de la Casa Blanca, y le dijo que tenía un arma.

Luego se dirigió de forma agresiva al oficial, metiendo su mano a la ropa y haciendo el gesto de que iba a disparar. Entonces, el agente le disparó.

El reporte policial obtenido por la agencia Associated Press indica que Berryman “dijo al oficial que tenía un arma”.

Sullivan no aclaró si el sujeto realmente tenía un arma, pero en el lugar de los hechos no se encontró ninguna.

Antes del incidente, Berryman se puso a gritar que iba a matar personas, de acuerdo con las fuentes señaladas, que pidieron el anonimato.“Corrió agresivamente hacia el oficial y sacó un objeto de su ropa”, contó Sullivan. Luego “se colocó en posición de disparar, como si fuera a disparar un arma”, y el oficial le disparó en el torso.

Las autoridades investigan la motivación de Berryman o si tiene historial de enfermedad mental.

Trump, evacuado de rueda de prensa.

Guardias del Servicio Secreto dispararon e hirieron a una persona aparentemente armada fuera de la Casa Blanca, dijo el presidente estadounidense, Donald Trump, poco después de ser evacuado brevemente durante una conferencia de prensa.

"Los agentes del orden le dispararon a alguien, parece ser el sospechoso. Y el sospechoso está de camino del hospital", dijo el mandatario.

Horas después, el Servicio Secreto, una unidad de élite de la policía encargada de proteger a los más altos funcionarios estadounidenses, describió en Twitter lo ocurrido.

Un hombre de 51 años se acercó a un agente del Servicio Secreto en la esquina de la calle 17 y la avenida Pensilvania, a una cuadra de la Casa Blanca. El sospechoso le dijo al policía que tenía un arma y corrió "agresivamente" hacia él, sacando un objeto de su ropa.

Luego se puso en una "posición de tirador", como si fuera a abrir fuego, y el agente le disparó una bala en el torso.

Miembros del Servicio Secreto presentes en el lugar le administraron los primeros auxilios al sospechoso, y éste y el agente que le disparó fueron llevados al hospital.

Trump estaba dando su rueda de prensa habitual este lunes por la tarde, cuando se le acercó un miembro del Servicio Secreto a cargo de su seguridad.

"¿Discúlpeme?", le dijo Trump, antes de que el agente le susurrara algo al oído y ambos salieran tranquilamente de la habitación.

Minutos después, Trump reapareció en la sala de prensa, donde los periodistas habían quedado confinados, y anunció que alguien había recibido un disparo afuera de la sede gubernamental.

Trump dijo que no sabía nada sobre la identidad o los motivos de la persona baleada, pero cuando se le preguntó si la persona estaba armada, respondió: "Por lo que tengo entendido, la respuesta es sí".

Fuera de la Casa Blanca, la situación era tranquila, pero una parte de las calles circundantes fue bloqueada, con varios policías y otros vehículos oficiales convergiendo hacia la esquina donde ocurrió el tiroteo.