México.- Economistas de Bank of America Merrill Lynch (BAML) recortaron sus proyecciones económicas para México en 2020, de una expectativa inicial de crecimiento del 0.5 por ciento, hasta prever una contracción del 0.1 por ciento.

BAML redujo sustancialmente su proyección de crecimiento económico para América Latina en 2020, citando el impacto en la economía global por el brote de coronavirus y la exposición de la región a los menores precios del petróleo.

Ahora esperan un crecimiento de un 0.7 por ciento para la región, frente al 1.2 por ciento de hace apenas dos semanas, y en el peor escenario, la expansión se desacelerará a solo un 0.2 por ciento este año.

Los recortes en las proyecciones también alcanzaron a Brasil, la mayor economía de la región. Se prevé que su crecimiento sea de un 1.5 por ciento frente a la proyección previa de un 1.9 por ciento.

“América Latina está muy expuesta a China y los precios de las materias primas”, escribieron analistas de BAML en una nota fechada el 10 de marzo, destacando el colapso reciente de los precios del petróleo después de que Rusia y Arabia Saudita iniciaron una guerra de precios.

“Debido al brote (del coronavirus) y la guerra (de precios) del petróleo, ahora esperamos que América Latina crezca un 0.7 por ciento en 2020, en lugar de un 1.2 por ciento. Chile, Perú y Brasil son los países más sensibles al golpe combinado de China y las materias primas”, afirmaron.

El panorama para el crecimiento de Colombia este año fue revisado a la baja a un 2.7 por ciento desde un 3.1 por ciento, el de Perú fue recortado a un 2.0 por ciento desde un 2.7 por ciento y el de Chile se rebajó a un 0.8 por ciento desde un 0.9 por ciento.

BAML espera ahora que el Banco Central de Chile recorte sus tasas de interés en 50 puntos básicos este año a un 1.25 por ciento, en lugar de mantenerlas estables, y que el banco central de México las reduzca en 75 puntos básicos en lugar de 50 puntos básicos.

El banco central de Colombia se abstendría de reducir las tasas de interés debido al gran déficit de cuenta corriente del país y el riesgo de que una moneda más débil impulse la inflación, dijo BAML. (Rts)