México.- La debilidad económica persistirá en México, como ha ocurrido en trimestres pasados, porque sigue en estancamiento, coincidieron los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico).

Si bien la información disponible del cuarto trimestre de 2019 es limitada, "se estima que persista la debilidad que ha venido registrando por varios trimestres la actividad económica en México".

Esto de acuerdo con el documento de la última reunión sostenida antes de concluir 2019, con motivo de la decisión de política monetaria, y donde la mayoría se pronunció por disminuir a 25 puntos base la tasa de interés por cuarta ocasión y dejarla en 7.25 por ciento.

Ello con excepción del subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel Hernández, quien fue el único en votar en favor de reducir la tasa de interés hasta un nivel de 7.0 por ciento.

De acuerdo con la minuta, los integrantes de la Junta de Gobierno del Banxico señalaron que la actividad económica se complica no sólo por la limitada información disponible, sino también como consecuencia de los efectos de factores temporales que han afectado al sector automotriz en México.

La caída en la producción automotriz obedece al cambio de líneas de producción en diversas armadoras y las afectaciones causadas por las huelgas en ese sector en Estados Unidos, lo que condujó a disminuir las exportaciones a aquel país vecino del norte.

Otro integrante de Banxico refirió que el estancamiento de la economía es resultado de varios factores como el entorno externo, pues la producción manufacturera de Estados Unidos se contrajo durante el último año.

También es porque cada inicio de sexenio se registra una desaceleración asociada a un lento ejercicio del gasto y a una política monetaria restrictiva, la cual ha afectado al consumo e inversión.

La inversión pública aún refleja la falta de recursos y la privada ha resentido por varios años la incertidumbre en torno a la relación comercial en Norteamérica y a otros factores internos, de acuerdo con la minuta.

Datos oficiales muestran que la inversión alcanzó 20.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al tercer trimestre de 2019 y, de ese total, 18 por ciento corresponde a empresarios y sólo 2.9 por ciento ha sido lo destinado por el sector público.

A ello se suman la pérdida de dinamismo en la producción manufacturera, la minería y la construcción durante meses pasados, además se ha observado una continúa desaceleración del sector de servicios.

"El estancamiento de la actividad económica ha implicado la ampliación en terreno negativo de las condiciones de holgura de la economía respecto de lo observado en el trimestre previo", concluyeron.